Cubanas conmemoran el #8M con festivales y otras actividades

Conversatorios, exposiciones de manualidades y artes visuales, y más, en una jornada que continúa esta semana.

Múltiples fueron las actividades dedicadas a celebrar el 8 de marzo en Cuba. Entre ellas, destacó el Festival de La mujer, evento que también dedicó un espacio a promover la no violencia contra las mujeres y que se desarrolló y que tuvo como centro el habanero barrio de San Isidro.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 9 mar.- Cuáles son las fases del ciclo de la violencia y dónde denunciar, cómo hacer un masaje express, qué ventajas proporcionan la respiración yoga o la planta proteñica de la moringa para la salud, fueron algunos tópicos que aprendieron las participantes del Festival de la Mujer 7 Palabras.

Organizada por el acápite cubano del Festival de la Mujer por el #8M, la cita reunió la víspera en la Galería Taller Gorría (GTG), a personas del barrio de San Isidro, del municipio La Habana Vieja, para además mostrarles las experiencias de emprendedoras, inaugurar exposiciones y disfrutar de comparsas y conciertos en la zona conocida como Distrito de Arte.

La cantante y actriz Cucú Diamantes, una de las creadoras del festival que ya tuvo tres ediciones anteriores en 2019, dijo a la Redacción IPS Cuba que “en muchos países existe esta iniciativa y necesitábamos también un Festival de la Mujer Cuba”.

Expo de artistas cubanas y españolas

Más allá de feminismos, ellas hacen arte es el título de la exposición colectiva de 10 artistas cubanas y españolas, inaugurada ayer en privado Cairostudio a propósito del Día de la Mujer, con el apoyo de la Embajada de España en Cuba.
Ana Gabriela Valdés, Beatriz Santacana, Eva González, Janette Brossard, Lianet Martínez, Lidzie Alvisa, Liudmila López, Lucía Zalbidea, Yamilis Brito e Yasbel Pérez, se unieron en una propuesta que integran el proyecto Expresividad femenina, que comprende la tertulia literaria Palabras de mujer, el 9 de marzo, y Bazar Eva, de mujeres emprendedoras, el día 13.
Nuria Reigosa, ministra consejera de la Embajada de España, indicó que entre las líneas de trabajo de la cartera de exteriores de su país está promocionar la diplomacia feminista, que fomenta la colaboración y el diálogo bilateral con un componente en el que la mujer esté en el centro y “esta expo es representativa de eso: diplomacia cultural y feminista”.

“El feminismo ya se ha reinventado… seguimos luchando contra el machismo y la sociedad patriarcal, por supuesto, pero hay muchos puntos que se están tocando en la actualidad que antes no se tocaban, entre ellos el empredimiento y el cambio climático”, dijo.

Es un festival, enfatizó, que no pasa una vez al año, sino cada vez que lo podamos hacer, porque es de activismo social. “A mí me encantaría que otras artistas cubanas, carismáticas, convoquen a más gente, que este proyecto se mueva por otros barrios de La Habana, para que el activismo crezca más”, compartió.

Para abrir los ojos

Aunque al principio fueron llegando de a poco, finalmente la sala de la galería privada se llenó de mujeres de edades diversas, en su mayoría vecinas del barrio de San Isidro, en la periferia del Centro Histórico habanero.

Las juristas Lidia Romero y Deyni Terry, integrantes de la sección cubana de la Red Defensora de los Asuntos de la Mujer (Redamu), facilitaron una dinámica sobre mujer, género y derecho y el ciclo de la violencia, medicante la proyección de audiovisuales que mostraron algunas de las manifestaciones de este tipo de maltrato.

A juicio de Terry, las lecturas de los rostros de las participantes al escuchar frases como “no sabía que eso era maltrato”, “en la casa yo soy el que mando”, “no sé porqué sigo ahí” y “no sé hacer nada, de qué voy a vivir”, entre otras, reflejaron que no les resultaban nuevas por estar en la cotidianidad de muchas cubanas y llamó a no quedarse calladas y a denunciar.

Romero compartió los lugares a los cuales pueden acudir las mujeres víctimas, entre ellos la Fiscalía General de la República, el Centro Nacional de Educación Sexual, la Consejería para mujeres en situación de violencia del Centro Oscar Arnulfo Romero, y las Casas de Orientación de la Mujer y la Familia, existentes en todos los municipios del país.

Terry reconoció que, en ocasiones por vergüenza, las víctimas del maltrato guardan silencio, no acuden a presentar denuncias o las retiran, a la vez que insistió que entre esa pena y la vida, siempre debe escogerse vivir.

Desde el auditorio, la economista Rebeca González se refirió a la necesidad de que más mujeres y hombres se hagan eco de la urgencia de una ley integral contra la violencia de género en Cuba, mientras Natacha Mena sostuvo que es preciso educar a niñas y niños sin reproducir patrones machistas.

Por su parte, la flautista Ana María Torres clamó por una educación que no enseñe a las niñas a ser solo bonitas, sino a que sean independientes y autónomas, pues no pocas muchachas de su generación siguen el patrón de que el hombre es quien paga, lo que limita la independencia.

En la Galería Taller Gorría las personas del barrio de San Isidro pudieron tomar parte del Festival de la Mujer por el #8M.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La maestra de yoga kundalini Karen González enseñó nociones básicas de esta técnica, que puede servir a las mujeres en momentos de crisis y a la hora de tomar decisiones importantes, además de tener un beneficio directo en la salud física y mental.

Suney Peña, fundadora del emprendimiento de masaje y cosmetología Corpus Habana, explicó sobre el surgimiento del negocio y cómo aprender las técnicas podría convertirse en vía de ingresos para las mujeres de San Isidro.

Vinculada con el sector de la alimentación sana y el medio ambiente, Yunalvis Hernández expuso la interrelación entre cada persona y su entorno, lo femenino y lo masculino y acerca de las propiedades de la moringa, una planta que entró a su cocina para revolucionarla.

Se sucedieron otras ponencias, entre ellas las de la emprendedora Marta E. Deus y la afroestetista Erlys Pennycook. Luego en la calle frente a la galería, se realizaron pasarelas de diseñadoras cubanas de modas, una comparsa y un concierto en el Parque de la Ceiba.

Despertar a la comunidad

En el Aula Ecológica Comunitaria de la barriada de Belén, también en La Habana Vieja, se celebró un encuentro feminista organizado por Casa InSurgente y Feministas en Sororidad, con convocatoria mediante la red social Whatsapp.

 

Vea también:

Jornada feminista por 8 de marzo de 2020 en la ciudad de Santa Clara

 

Sandra Sotolongo, que se dedica al trabajo comunitario en ese barrio, explicó a la Redacción IPS Cuba que se quiso aprovechar el 8 de marzo, que constituye una celebración y espacio de lucha de las cubanas y los movimientos feministas de América Latina y el Caribe.

Varios colectivos se sumaron para realizar una expo venta para “incentivar a la comunidad a crear talleres permanentes y convertir el área en un espacio comunitario, donde las personas puedan disfrutar en una zona llena de negocios para turistas y con precios no asequibles para las familias del barrio de Belén, Jesús María y San Isidro”.

Entre las participantes estuvo Damaris Benavides, que es música, profesora de danza e integrante del proyecto Fruta Bomba Estudios, un emprendimiento de grabación, sobre todo dirigido a mujeres, así como de manualidades y talleres de danza, hip hop y rap para la infancia.

“Queremos decirles a las mujeres que sigamos adelante, que se puede y ninguna está sola. Pueden contar con mis manos también”.(2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.