Algunas cifras sobre mujeres cubanas y resiliencia

La Redacción IPS Cuba comparte cuatro infografías donde se muestran en datos aportes de las mujeres cubanas y se dejan entrever brechas, de acuerdo con las escasas cifras disponibles.

Una mujer camina con su bebé en brazos, entre los escombros dejados en el municipio 10 de Octubre, después que La Habana fuera azotada por un violento tornado la noche del pasado 27 de enero.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 7 oct.- Cuba no escapa al gran reto social, cultural, político y económico que representa sobrevivir a la era del cambio climático, donde cada inequidad, en especial la de género, debe ser eliminada en busca de la resiliencia o la capacidad de resistir y recuperarse de embates de cualquier tipo.

A continuación, compartimos una serie de infografías diseñadas y publicadas en nuestras redes sociales como parte del proyecto Inspiradoras, que es fruto de la cooperación de entidades cubanas e internacionales.

Mujeres cubanas y evacuación solidaria

El sistema de enfrentamiento contra desastres cubano es reconocido internacionalmente por su éxito en salvaguardar las vidas humanas. En la actualidad se apoya más en la participación ciudadana y crece la cantidad de personas evacuadas en casas de familiares, amigos y vecinos.

Entre las cifras generales de evacuación solidaria, existe un aporte femenino invisibilizado pues en estas situaciones aumenta la sobrecarga doméstica y de cuidados tanto para las familias evacuadas como para las que las acogen en sus hogares.

 

Mujeres rurales cubanas y acceso al agua

Las poblaciones rurales en Cuba confrontan las mayores dificultades para acceder al agua potable y disponer del servicio de conexión domiciliara en sus viviendas. Ello implica esfuerzos adicionales para las mujeres, que suelen llevar sobre sus hombros las tareas del hogar y de cuidados debido al machismo imperante en la sociedad.

Para disponer del vital líquido, muchas mujeres cargan grandes envases o transportar desde fuentes de abasto distantes de sus casas, además del sobresfuerzo que implica realizar las labores domésticas y de cuidados donde no existe abasto por la red hidráulica.

 

Mujeres cubanas y trabajo no remunerado

Las mujeres cubanas aportan al sostenimiento de la vida familiar y comunitaria con su trabajo no remunerado.

Cifras muestran que son las que más realizan tareas relacionadas con su vivienda, el cuidado de otras personas en su propio hogar u otro, además de otras actividades voluntarias para la comunidad en las cuales no media pago alguno. Ello les resta tiempo para actividades personales de autocuidado y esparcimiento. Cada semana realizan 14 horas más de trabajo no remunerado que los hombres en la isla caribeña.

Regiones cubanas y desigualdad de género

El único Índice de Desigualdad de Género focalizado por regiones cubanas confirma las desventajas de las mujeres del oriente cubano.

También esa región compuesta por cinco provincias presenta las cifras más altas de trabajadoras en el hogar, que realizan actividades cuyo valor económico no es reconocido monetariamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.