Foro aboga por adecuada representación de mujeres en medios cubanos

La iniciativa forma parte de una campaña enfocada en el reconocimiento social de mujeres diversas vinculadas a la agroalimentación.

La campaña comunicativa Soy Todas busca visibilizar el aporte de las mujeres a la agroalimentación en Cuba.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 11 abr.- Sobre la representación femenina del sector agroalimentario en los medios de comunicación y cómo revertir su invisibilización y los estereotipos se reflexionó durante el foro virtual “Representación mediática de las mujeres cubanas vinculadas a la producción de alimentos”.

Ese intercambio vía WhatsApp, el pasado 8 de abril, fue promovido por la campaña Soy Todas, como parte del proyecto Contribución a la producción sostenible de alimentos en municipios (Prosam), que ejecuta el Instituto de Investigaciones de Suelos, con el apoyo del gobierno de Canadá y las oenegés internacionales Care y Oxfam.

Profesionales del periodismo, la comunicación, la investigación, los proyectos y la academia de La Habana, Las Tunas, Mayabeque, Villa Clara, Sancti Spíritus y Granma, se unieron en un diálogo en línea para construir una hoja de ruta a partir de las percepciones sobre la representación de las productoras agrícolas en los medios.

Según reflexionó Dixie Trinquete, profesora de la Universidad de La Habana, la representación de las mujeres en la producción de alimentos es esencial para cualquier debate en la Cuba de hoy.

A su juicio, “se está entendiendo, como nunca antes, el valor que tiene hacer transversales esos conocimientos de género para cualquier espacio de análisis de la sociedad, en un contexto particularmente propicio para eso”, dada la reciente aprobación del Plan para el Adelanto de las Mujeres y el renovado papel de la Federación de Mujeres Cubanas en la estrategia de transversalizar los enfoques de género.

Según el enfoque de Soy Todas, los medios deben compartir las vivencias femeninas en la producción, transformación, comercialización y consumo de alimentos.

En tal sentido, la campaña Soy todas persigue visibilizar la diversidad de las contribuciones femeninas, lo que abonaría el cambio de imaginarios en mujeres y hombres creando un entorno propicio para transformaciones en las relaciones y estructuras que las discriminan.

Criterios

Apuntó Trinquete que, para hablar de la representación mediática femenina en la producción de alimentos, hay que pensar primero en cómo se está representando a las mujeres en general, cuando recientes observatorios globales de medios arrojan que ellas siguen marginadas en la agenda de los medios.

“Hay que reflejar sus caminos y retos y saber que esos retos pueden ser comunes”, dijo.

Según consideró en el intercambio Sergio Cabrera, coordinador general del proyecto Palomas, casa productora de audiovisuales, “una mala representación mediática reafirma los patrones sexistas de los ambientes rurales”.

A “visibilizar las realidades de las mujeres en estos ambientes y desmitificar la presentación de las mismas desde una perspectiva triunfalista” invitó Danielle Laurencio, periodista de la Agencia Cubana de Noticias en la provincia de Las Tunas, a unos 657 kilómetros de La Habana.

A juicio de Alcides García, coordinador del proyecto artístico audiovisual Vídeos Crisol, de la provincia de Granma –distante unos 740 kilómetros de la capital cubana, “el no reflejo o inadecuado reflejo de la mujer rural y la mujer en el sector agrícola tiene efecto directo en su invisibilidad, discriminación, cuando su presencia y aportes son constantes y vitales”.

“Qué hay detrás de las estadísticas, por qué son menos las mujeres las que acceden a capacitaciones, tecnologías y recursos”, preguntó la comunicadora Tamará Roselló, de la campaña Evoluciona, por la no violencia de género, quien alertó que la tenencia de tierras en manos femeninas puede ser una estrategia para ampliar la extensión cultivable, mientras que el tomador de decisiones puede seguir siendo el hombre.

Willy Pedroso, comunicador social y parte del equipo creativo de Soy todas, advirtió sobre “el peligro de presentarlas como heroínas, mujeres inalcanzables para otras”, los prejuicios que portan quienes las entrevistan y les inventan un personaje.

Pedroso introdujo también el tema de la reproducción de la desigualdad desde los medios, cuando se visibiliza más a lideresas y dueñas de fincas que a las trabajadoras, así como a aquellas de espacios como mercados, minindustrias y técnicas.

“Hay que hablar con las mujeres y sus familias, que hablen y se expresen sin dirigirles lo que deben decir, ir a sus casas, a sus fincas, ver que les faltan fogones eficientes, que no tienen los calderos adecuados, comprender que el campo necesita apoyo para mejorar los medios de vida”, advirtió Leidy Casimiro, investigadora de la Finca del Medio, en Sancti Spíritus –a casi 400 kilómetros de La Habana.

Lirians Gordillo, de la revista Mujeres, consideró vital saber qué quieren ellas, cómo se representan a sí mismas, cómo ven su realidad y qué creen del trabajo enfocado en esos temas en los medios de comunicación.

Antídotos

Ante este panorama el grupo de foristas coincidió en que se imponen la deconstrucción de estereotipos sexistas y discriminatorios mediante una mejor preparación de quienes asumen la comunicación y el periodismo.

Entre las ideas compartidas estuvo la importancia de la formación profesional continua y la relevancia de que la preparación en género sea menos un tema y más un enfoque crítico, un marco de referencia para el mensaje y el proceso de producción.

“La sensibilización y capacitación como profesionales de la comunicación sigue siendo un elemento clave. Las estructuras de dirección las fuentes de información pueden o no estar sensibilizadas, pero tenemos que ser capaces de ir allí donde están las historias, colocar a las mujeres en el centro de las noticias”, opinó Danielle Laurencio.

Por su parte, el periodista Jesús Machín, de la emisora COCO, abogó por que el género se convierta en herramienta, enfoque y perspectiva “con la cual construir un discurso cada vez más parecido a la realidad”.

A su vez, Tamara Roselló llamó a abordar en los proyectos de colaboración internacional la comunicación para el desarrollo y potenciar las capacidades de las mujeres para convertirse en protagonistas de la comunicación, con sus propias voces.

Además de la formación, apuntó la comunicadora social Yailuma Leyva, pueden ayudar las alianzas con quienes investigan el tema y con proyectos relacionados directamente con estas problemáticas. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.