Nace un espacio para lideresas feministas en Cuba

De carácter espontáneo y voluntario, el encuentro pretende brindar herramientas de apoyo y superación profesional y personal.

El espacio pretende socializar herramientas para que mujeres líderes enfrenten los retos diarios tanto laborales como personales.

Foto: IPS_Cuba

La Habana, 25 mar.- Para compartir herramientas que tributen al crecimiento profesional y dialogar sobre estrategias para el empoderamiento personal, la socióloga Magela Romero creó Aire, un espacio para el autocrecimiento de lideresas feministas cubanas.

La iniciativa, que es un sueño de Romero hecho realidad, pretende reunir cada dos meses a investigadoras, académicas, especialistas, comunicadoras y directivas que acudan, de manera voluntaria y espontánea, para intercambiar sobre retos y perspectivas para las mujeres en la Cuba actual.

“Muchas veces lideramos procesos y enseñamos a otras a manejar mejor sus vidas y nosotras no aplicamos esos conocimientos”, explicó Romero sobre el proyecto, en el primer encuentro realizado el 20 de marzo.

Sin carácter legal, estatal o institucional, Aire apuesta por un intercambio sincero que permita “crecer, empoderarnos, conocernos mejor, fijar metas, estimarnos más”, compartió la organizadora.

“Es un espacio de socialización, de autoayuda, donde promoveremos la realización de técnicas y ejercicios mentales para nuestro desarrollo”, argumentó la profesora auxiliar de la Universidad de La Habana.

La investigadora insistió que la experticia de algunas integrantes en determinados temas puede ser socializada entre colegas, como mecanismo de superación y autocrecimiento.

¿Cómo organizar mi tiempo?

El primer encuentro, al cual asistieron una veintena de participantes, estuvo dedicado a la organización del tiempo y cuánto influye la visión tradicional sobre este tema, en el desarrollo profesional y personal de las mujeres.

Para la socióloga Teresa Muñoz, existen centros laborales que articulan sus dinámicas pensadas en los hombres, tanto horarios como estilo de trabajo.

Zaida Capote, investigadora del Instituto de Literatura y Lingüística, insistió que, en este aspecto, ejerce influencia la forma tradicional de organización de la sociedad que reproduce esquemas y estereotipos.

No obstante, Danay Martínez, especialista del estatal Instituto Nacional de Neurología y Neurociencia consideró que decir que “el jefe no respeta nuestro tiempo, es una justificación”.

“Somos quienes tenemos que hacer valer nuestro horario. Ni nuestra vida personal ni familiar deben ser renuncias válidas por una mala planificación del tiempo”, explicó.

La joven especialista insistió en “ritualizar los espacios de la vida cotidiana. Respetar tus horarios para que los demás los respeten también”.

Por su parte, la investigadora Dayma Echevarría aconsejó identificar cuáles son los procesos o tareas consumidores y ladrones de tiempo; en tanto, ofreció algunos tips para el manejo efectivo de los horarios.

“Para cambiar hay que saber que estamos en estado crítico, y desde ahí considerar qué es lo más importante”, señaló.

La iniciativa reune cada dos meses a investigadoras, académicas, especialistas, comunicadoras y directivas que acuden, de manera voluntaria y espontánea, para intercambiar sobre retos y perspectivas para las mujeres en la Cuba actual.

Foto: IPS_Cuba

Desde esta perspectiva criticó que muchas veces se prioriza lo urgente, cuando no es lo más trascendental que debemos hacer.

A criterio de Eva Fernández, coordinadora de la Oficina de Mundubat en Cuba, influye el estado de constante estrés al cual se ven sometidas muchas mujeres.

“Nos gana la cultura del finalismo, y en ocasiones nos supera si no organizamos bien las agendas”, completó.

Para la periodista Lirians Gordillo, la cuestión parte también del afán por “conquistar cosas”.
“Nos preocupamos tanto por cumplir metas, vencer procesos que nos olvidamos de disfrutar lo que hacemos”, sumó.

La también periodista Dalia Acosta apuntó que en ello incide la incapacidad de “decir que no”.

Valoró, igualmente, que es necesario aprender a declinar. “´Ese no es mi trabajo´, ´no puedo hacer esta tarea ahora´, ´no me corresponde´; todas son respuestas válidas”.

Acosta recalcó que cada quien debiera proponerse como meta invertir tiempo en el día para tener momentos de felicidad. (2019)

Un comentario

  1. Isel Calzadilla Acosta

    Queridas mías que buena iniciativa,quiero sugerirle que tengan en cuenta a las mujeres lesbianas,que existimos en Cuba,a través de las red cubana de mujeres lesbianas, somos las coordinadoras de nuestros grupos en diferentes provincias lideresas que constantemente tenemos retos y defendemos nuestros derechos,tengo 18 años en el activismo,puede dar fe la querida Dalia Acosta,por lo que le sugiero nos inviten a nutrirnos de conocimientos tan necesario en nuestra labor de lideresas,en el camino del empoderamiento femenino y la Sororidad.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.