Otra propuesta cubana contra la violencia de género

La Red Defensora de los Asuntos de las Mujeres analizó la víspera la necesidad de un plan integral contra el maltrato hacia las mujeres en Cuba.

La cita analizó el arco de violencias sufridas por las mujeres como la económica, patrimonial, física y la vicaria.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 26 nov.- Una mujer fue lanzada por su esposo desde un balcón a seis metros de altura, a lo que sobrevivió. A otra, de 80 años, su también octogenario marido la ultimó a palos.

Ambos son hechos de violencia machista ocurridos en Cuba y que fueron expuestos la víspera en un encuentro organizado, en La Habana Vieja, por integrantes de la Red Defensora de los Asuntos de las Mujeres (Redamu), para mostrar la urgencia de acciones integrales de atención.

Varias activistas reunidas, en el Taller de Transformación Integral del Barrio Jesús María, en Centro Habana, coincidieron en la necesidad de implementar un plan integral nacional y que el Estado asuma el enfrentamiento a un fenómeno creciente, para lo que se necesita una ley pero también casas de acogida y programas de atención a víctimas.

“No debíamos pasar por alto la fecha, el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer”, dijo la jurista Deyni Terry, integrante de Redamu, al explicar las razones del encuentro, al que asistieron activistas de proyectos comunitarios, redes y personas víctimas de maltrato

Sin medias tintas

Varios casos recientes de violencia contra las mujeres en La Habana y otros antiguos, que no se contabilizan en los escasos y parciales registros sobre el tema, fueron compartidos en la cita, que analizó el arco de violencias sufridas por las mujeres como la económica, patrimonial, física y la vicaria.

Este último tipo de maltrato, que resulta poco conocido en Cuba, consiste en que la pareja de la mujer pone por medio a los hijos para tratar que la víctima obedezca.

“Podemos hacer muchas acciones desde la ciudadanía, pero el Estado está obligado a promover y aplicar el contenido de los tratados de derechos humanos de los que el país es parte y a actuar con la debida diligencia, que es tener una ley integral de protección contra la violencia de género”, dijo la abogada Lidia Romero, de Redamu.

Romero es una de las 40 ciudadanas cubanas que, el 21 de noviembre, remitieron una petición a cuatro diputados para que promovieran en el parlamento la realización de una Ley Integral contra la Violencia de Género.

A su juicio, es preciso que exista un plan de acción nacional integral contra la violencia de género.

“Cuando se piensa en un plan nacional es tener una línea ayuda las 24 horas a lo largo y ancho del país; que funcionen realmente las Casas de Orientación a la Mujer y la Familia, diseñar consultas psicológicas y terapéuticas, pensar en las reparaciones para las víctimas y familiares y en las casas de acogida”, enumeró.

Romero, quien valoró positivamente que el parlamento esté aprobando paquetes legislativos en lugar de leyes aisladas, señaló que una ley contra la violencia de género tiene que incluir también a las mujeres trans, que son las más olvidadas y desposeídas.

Integrantes de la Red de Ayuda a la Mujeres (Redamu) organizaron un encuentro en La Habana Vieja para mostrar la urgencia de acciones integrales de atención.

Foto: IPS_Cuba

Cambiar leyes y miradas

Para el jurista Jorge Luis Casas, del proyecto Alianza Unidad Racial, se requiere de una política holística “porque el Código Penal protege la vida, pero no visibiliza la violencia”, por lo que se requiere de un sistema informativo que permita medir, hacer un diagnóstico y seguir profundizando en la política.

A su vez, Casas consideró que el problema es grande y requiere de ponerle nombre y apellido institucional.

“Todos podemos ayudar, pero la responsabilidad es del Estado, desde la institucionalidad, que aúna todos los esfuerzos desde la diversidad cultural y subjetiva que hay en Cuba”, opinó.

Llamados a la unión

La necesidad de disponer de estadísticas reales y fiables que expresen la magnitud del problema, incluidas las mujeres trans y afro, las diferencias entre los términos femicidio y feminicidio, así como la urgencia de acciones articuladas, entre otros retos, afloraron en el intercambio.

“Las víctimas no hablan porque están los miedos, la desilusión, la desesperanza, la pérdida de la fe… son factores que no dejan que las cosas salgan a flote”, destacó Terry, quien como jurista y por su activismo ha atendido muchos casos de maltrato.

Norma Guillar, una de las coordinadoras de la Red de Mujeres Afrodescendientes, llamó a buscar soluciones pues “muchas personas todavía no conocen que esto está pasando” debido a que la violencia machista fue un tema silenciado en el pasado reciente.

Redamu apuesta a debatir más sobre estos temas y realizar acciones conjuntas con otros proyectos, instituciones y personas. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.