Las visas de la discordia

En enero del 2004, el gobierno de Estados Unidos decidió suspender unilateralmente las negociaciones migratorias bianuales con Cuba.

Jorge Luis Baños - IPS

Desde el 11 de septiembre de 2001 se hicieron frecuentes las demoras y las negativas de Estados Unidos en el otorgamiento de visas a los cubanos.

Nuevas escaramuzas en materia migratoria se produjeron en febrero, a sólo un mes de que Estados Unidos decidiera cancelar la ronda de conversaciones sobre ese tema, único contacto oficial entre los dos gobiernos, programada para inicios de enero.

Cambios en las regulaciones para la obtención de las visas para visitas temporales y demoras y negativas de visados para cubanos invitados al país norteamericano por motivos religiosos y culturales matizaron el panorama de unas relaciones caracterizadas por un distanciamiento político por más de cuatro décadas.

La Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana dio a conocer a inicios de febrero las nuevas regulaciones para la concesión de visas temporales para visitar Estados Unidos, que entraron en vigor el 9 de febrero, pero que hasta finales de mes no habían sido informadas a la población cubana. Esta ausencia de información, sin embargo, no pudo evitar que la noticia corriera de boca en boca.

Aunque siguen los cánones internacionales, para los interesados cubanos sigue siendo un problema. Las nuevas condiciones establecen que se podrá acceder al sistema de solicitud de visas exclusivamente por teléfono y previo pago de 100 dólares por el solo derecho a una entrevista con un funcionario de esa sede.

La disposición oficial de Washington explica que ese gravamen no es reembolsable, sea aceptada o no la solicitud del interesado, ya se trate de personas que deseen visitar a familiares, realizar giras artísticas, asistir a conferencias u otros eventos en el territorio de la Unión. En caso de que la visa sea denegada, adiós al dinero.

Los nuevos métodos tampoco propician trámites más expeditos. La nota de la Oficina de Intereses aclara que los aspirantes cubanos que resulten aprobados deberán esperar como mínimo algunos meses después de esta entrevista inicial. Por ello, recomienda a los solicitantes que programen su cita para la entrevista con bastante tiempo de antelación a la fecha en que piensan viajar, “ya que la Sección de Intereses no puede apresurar la aprobación administrativa desde los Estados Unidos que cada solicitud de visa requiere”.

Según fuentes periodísticas, por política del Departamento de Estado el 90 por ciento de todas las solicitudes de visa son denegadas, además de demorar varios meses. Aunque la modificación no fue informada públicamente, testimonios de personas que han intentado comunicarse para pedir la entrevista indican que durante todo el día y hasta las ocho de la noche, los teléfonos están congestionados.

“Antes había que hacer la cola o comprar un turno para la entrevista. Ahora, llamas y llamas y siempre están ocupadas las líneas”, comenta Rosa Martínez, quien aspira poder visitar a su hija, residente en Estados Unidos desde hace siete años.

En medio de la introducción de la norma, un conocido pastor bautista cubano, invitado a Estados Unidos por organizaciones religiosas para dictar conferencias y participar en actos del Mes de la Historia Negra, aseveró el 5 de febrero que las autoridades estadounidenses habían demorado su visa sin explicaciones.

Raúl Suárez, quien dirige el centro Memorial Dr. Martin Luther King, en La Habana, dijo que presentó la solicitud desde hacía 14 semanas y que debía “viajar a más tardar el domingo (8 de febrero)”. Con posterioridad, se conoció que Suárez tuvo que suspender el viaje por falta de autorización de entrada a la nación norteña.

Suárez indicó haber recibido una carta de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, en la cual se le informó que no había respuestas aún para su caso. El pastor, también diputado de la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) viajó al vecino país en varias ocasiones, pero a partir de 2000 sistemáticamente se ha repetido el procedimiento de no dar respuesta a sus solicitudes de visa, incluso hasta vencido el plazo para concurrir a los eventos a los que debía asistir.

A su juicio, “todo país tiene derecho a conceder o no (los permisos) pero me preocupa que se cierre el intercambio que es tan fluido entre las iglesias de ambos países”.

“Yo no deseo ir como diputado, voy sólo como pastor de una iglesia, con mi pasaporte normal”, manifestó el religioso, quien destacó la presencia de muchos líderes evangélicos en Cuba.

Freno al intercambio

Las negativas de visas a personalidades no se limitaron a Suárez. Las autoridades cubanas reaccionaron ante la negativa de permiso del gobierno de Estados Unidos a artistas cubanos invitados a la premiación de los Grammy, hecho que calificaron de ultraje a la música de la isla.

Una declaración del Instituto Cubano de la Música difundida el 5 de febrero por los principales medios informativos locales indicaron que los organizadores del evento, previsto para el 8 de febrero en Los Ángeles, remitieron con tiempo las invitaciones, presentadas en la misión estadounidense en la isla.

Según La Habana, la administración estadounidense denegó el permiso para asistir a esa cita, invocando una sección de la ley migratoria que se les aplica en ese país a terroristas, asesinos, narcotraficantes y a toda persona que constituya una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos.

De acuerdo con el texto, “resulta más indignante aún que para negar las visas se invocó la sección 212-f de la ley migratoria norteamericana que es aplicada a terroristas, asesinos y narcotraficantes”.

Pero, fuentes de la Oficina de Intereses del país norteamericano en la capital cubana dijeron a medios de noticias que la frase “en detrimento de los intereses de los Estados Unidos”, utilizada en la sección en virtud de la cual se rechaza la visa no es igual que una denegación de visa por razones de seguridad.

El 29 de diciembre pasado los músicos cubanos concurrieron a esa legación para la entrevista con funcionarios de inmigración estadounidenses y el miércoles 4 de febrero se les comunicó la negativa.

Para el presidente del Instituto de la Música y viceministro de Cultura, Abel Acosta, “es una hipocresía esa política. Es lo más arbitrario del mundo, se las dan (las visas) a quien les interesa y cuando les interesa”.

Según se conoció, el cantante cubano Ibrahim Ferrer, uno de los miembros del proyecto musical Buena Vista Social Club, expresó su sorpresa el 6 de febrero por la negativa de visa y recalcó que no es “terrorista”. En declaraciones a medios internacionales de prensa, Ferrer dijo “no entiendo por qué nos han negado esta visa, porque yo no me siento terrorista, no lo soy, no puedo serlo”.

El pasado año, los músicos cubanos postulados para el Grammy Latino tampoco recibieron las visas para la ceremonia de premiación en Miami, aunque en esa ocasión se presentaron irregularidades en el envío de las cartas de invitación.

Asimismo, Estados Unidos negó la visa de entrada a ese país del realizador Fernando Pérez, quien estaba invitado para asistir el 4 de febrero a la exhibición de Suite Habana (2003) en el 21 Festival Internacional de Cine de Miami, según reportó el diario El Nuevo Herald.

Pérez, quien se encontraba de visita en España, aguardaba una confirmación que nunca llegó del visado estadounidense para tomar un avión en Madrid rumbo a Miami. La visa había sido solicitada por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) en noviembre.

Pérez había recibido visa para asistir a la presentación de su anterior filme, La vida es silbar, en el festival de 2000, pero en esa oportunidad declinó hacer el viaje por motivos personales.

Según declaró antes de la ceremonia Nicole Guillemet, directora del festival, “es muy triste que no pueda estar aquí para disfrutar de esta magnífica acogida”.

El pasado año, el festival cinematográfico de Miami programó dos películas de la isla, Nada, de Juan Carlos Cremata, y Video de familia, de Humberto Padrón, pero sus directores tampoco recibieron la visa estadounidense.

Según analistas, desde el 11 de septiembre de 2001 son frecuentes las demoras en el otorgamiento de visados a artistas cubanos. A partir de esa fecha, Estados Unidos impuso restricciones especiales a los viajeros de naciones consideradas patrocinadoras del terrorismo, como es el caso de Cuba.

En mayo de 2002, una orden ejecutiva determinó que el otorgamiento de visas para ciudadanos de países calificados como terroristas sería sometido a un riguroso escrutinio, en un proceso que podría extenderse entre dos y siete meses.

Adiós a las rondas

Estados Unidos no reiniciará las negociaciones migratorias bianuales con La Habana, suspendidas unilateralmente por el país norteamericano el mes pasado, sostuvo el 23 de febrero James Cason, jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en Cuba.

En entrevista concedida a agencias internacionales de noticias, el diplomático reconoció que “las conversaciones podrían ser potencialmente útiles”, pero, reveló “creo que hemos descubierto en años recientes que no lo son”.

Sobre la inmigración, Cason manifestó que las autoridades cubanas se han negado a discutir temas tales como permitir a diplomáticos estadounidenses visitar a inmigrantes repatriados en zonas rurales. Asimismo, dijo, las autoridades cubanas no han accedido a entregar permisos de salida para centenares de médicos y otros trabajadores de la salud que cuentan con permiso de emigración del gobierno estadounidense.

La Habana, por su parte, niega que haya rechazado discutir tema alguno y atribuye la suspensión de las reuniones a cuestiones políticas relacionadas con la proximidad de las elecciones presidenciales.

Analistas consideraron que la decisión de Washington de suspender unilateralmente la ronda prevista para el 8 de enero pasado en La Habana es un indicio de un empeoramiento en las relaciones cubano-estadounidenses.

En años recientes, esas conversaciones representaron los contactos de más alto nivel entre los dos países, que no mantienen relaciones diplomáticas desde hace más de cuatro décadas. Pero Cason dijo a medios de prensa que la suspensión “no significa que no existen canales de comunicación con los cubanos”.

Eliminarán visas para emigrados

Cuba eliminará a partir de junio los permisos de entrada que hasta ahora debían solicitar los ciudadanos cubanos residentes en el exterior, reveló el 26 de febrero un funcionario de la isla a agencias de noticias.

A partir de esa fecha, los emigrantes podrán entrar al archipiélago sólo con su pasaporte, lo que beneficiará a más de un millón de personas de esa nación caribeña diseminados por todo el mundo.

De acuerdo con un mensaje electrónico de Lázaro Herrera, vocero de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington, desde el “primero de junio del año actual, los ciudadanos cubanos residentes en otros países podrán entrar en Cuba con su pasaporte habilitado”.

Aunque las autoridades isleñas habían hablado de la medida en reuniones con emigrados, no se tenía una fecha concreta sobre su aplicación.

Según Herrera, en el caso específico de Estados Unidos, donde vive una comunidad isleña importante, “se solicitó a quienes deseen viajar a partir de esa fecha, que envíen sus pasaportes” a la sede diplomática de abril en adelante, para poder habilitarlos.

En septiembre el canciller Felipe Pérez Roque se entrevistó en Nueva York con 300 emigrados cubanos residentes en 23 estados de la Unión y uno de los temas debatidos fue el de las visas de entrada. En febrero del año pasado se había realizado otro encuentro de las autoridades con residentes en el extranjero, esta vez en La Habana.

Observadores indicaron que la posibilidad de entrar a la isla sin visa se pondrá en vigor algunos días después de la Conferencia sobre Nación y Emigración, prevista para fines de mayo en La Habana.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.