Donativos apoyan la recuperación de 2.000 familias habaneras

Las personas beneficiadas fueron afectadas, el 27 de enero, por el inusual tornado que arrasó en zonas de la capital cubana.

Por vez primera en el país, la respuesta inmediata luego del desastre contó con una movilización ciudadana espontánea sin precedentes.

Foto: Cortesía de Leslie Salgado.

La Habana, 30 jul.- Familias de dos municipios damnificados por el tornado que en enero arrasó zonas de esta capital, reciben nuevas donaciones gracias a un nuevo proyecto que ejecutan organizaciones no gubernamentales internacionales.

Conocido como “Habana resiliente. Por una ciudad segura e inclusiva”, el donativo consiste en kits familiares con productos de aseo, cocina y habitabilidad, para 2.000 familias de los municipios de Diez de Octubre y Guanabacoa, dos de los cinco impactados por el fenómeno meteorológico.

El proyecto, ejecutado por el consorcio entre las oenegés internacionales CARE, Oxfam  y Humanity & Inclusion, prioriza las necesidades de las mujeres y las personas con discapacidad, además de que promueve la reconstrucción segura y accesible, según un documento facilitado por Oxfam a la Redacción IPS Cuba.

Cuenta con financiamiento de la Dirección General de Protección Civil Europea y Operaciones de Ayuda Humanitaria y Care, Humanitarian Coallition, la ciudad de Bruselas y el gobierno de Canadá, además de fondos propios de CARE y Oxfam.

El donativo incluyó instrumentos y herramientas para la construcción, empleados en la reparación de centros escolares durante el receso escolar de julio y agosto.

Foto: Cortesía de Leslie Salgado.

El donativo incluyó instrumentos y herramientas para la construcción, que fueron otorgados a brigadas pertenecientes al sector de educación, para la reparación de centros escolares durante el receso escolar de julio y agosto.

Con los recursos entregados se beneficiaron también las estatales Empresa Provincial de Aseguramiento y Transporte y la Dirección de Servicios Comunales, junto al Gobierno Provincial de La Habana.

Vivienda, la más afectada

En escasos minutos, el tornado provocó cuantiosos daños, fundamentalmente en el sector de la vivienda.

Reportes oficiales indican que 8.319 casas sufrieron daños, de ellas fueron destruidas totalmente 1.068, de las cuales al cierre de junio se había recuperado 95 por ciento y se proyectan completar a finales de septiembre venidero.

El fenómeno meteorológico, raro en la geografía habanera, ocasionó roturas mayores en 19 instituciones de salud pública y 78 de la educación, además de la interrupción del servicio eléctrico a 834.539 clientes y afectaciones en 15.750 líneas telefónicas, que fueron resueltos en corto periodo.

Paralelo a los daños en las viviendas e infraestructura social, los fenómenos extremos provocan traumas psicológicos, en ocasiones severos.

El proyecto prioriza las necesidades de las mujeres y las personas con discapacidad, además de que promueve la reconstrucción segura y accesible.

Foto: Cortesía de Leslie Salgado.

Acciones diversas

En el municipio de Guanabacoa, se realizaron talleres sobre reconstrucción segura, considerando el diseño universal para que las personas disfruten de viviendas y otras obras públicas, donde no existan barreras para la edad, tamaño, sexo o discapacidad.

A esas capacitaciones llegaron integrantes de asociaciones de personas con discapacidad del territorio.

Otra iniciativa para generar la participación fue la convocatoria a personas damnificadas a acudir a espacios destinados a la recuperación psicológica, entre ellos el taller antiestrés, organizado por el no gubernamental Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR), con sede en Diez de Octubre.

En esa localidad, también se realizaron otros encuentros comunitarios de sensibilización en temas como equidad de género, masculinidades y no violencia hacia las mujeres y las niñas.

A su vez, la Federación de Mujeres Cubanas coordina en ese territorio la Brigada de monitoreo y aprendizaje comunitario, para intercambiar con las familias beneficiadas por la entrega de los kits y conocer sus opiniones del proceso, como una forma de retroalimentación para perfeccionar futuras ayudas.

En una acción coordinada por jóvenes de los proyectos Escaramujo y Nombres, de la Universidad de La Habana, junto con OAR, niñas, niños y adolescentes de Luyanó, asistieron a un taller para contar historias cámara en mano.

En la sede del Joven Club de Computación 7, el más cercano a sus hogares, pudieron apreciar el proceso de recuperación de sus comunidades y pensar en cómo estas pueden ser más seguras e inclusivas.

Por su parte, la campaña Evoluciona por la no violencia hacia las mujeres y las niñas, permitió compartir mensajes a favor de una vida libre de maltrato machista y sensibilizar a las familias damnificadas, sobre todo a las generaciones más jóvenes, a no tolerar prácticas ni creencias violentas.

La recuperación tras el tornado ha sido asumida en parte por el Estado cubano, con la entrega de materiales de construcción y bienes subsidiados y la ejecución de las obras constructivas a cargo de entidades públicas.

Desde el exterior, se han recibido insumos para la restitución de bienes para las familias que perdieron buena parte de sus pertenencias. Por vez primera en el país, la respuesta inmediata luego del desastre contó con una movilización ciudadana espontánea sin precedentes. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.