Respuesta cubana a la plaga del Caracol gigante africano

Una de las 100 peores especies exóticas invasoras del mundo está en 12 de las 15 provincias cubanas.

El caracol gigante africano (Achatina fulica) se encuentra hoy en los 15 municipios de la capital cubana

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 11 sep.- Las alarmas crecen en boca a boca y en las redes sociales. En un país donde especies invasoras como el marabú llegaron para quedarse, el caracol gigante ocupa hoy el número uno entre los más indeseables y exige una respuesta conjunta de ciudadanos, autoridades e instituciones.

En La Habana, post en redes sociales alertan que ha infestado el zoológico del centro de la ciudad, niños de una escuela primaria en el municipio Plaza de la Revolución no pueden hacer educación física hasta que eliminen la plaga de su terreno y personas de la tercera edad suspendieron sus ejercicios de taichí por la misma causa.

El caracol gigante africano (Achatina fulica) se encuentra hoy en los 15 municipios de la capital cubana, con una mayor presencia en Boyeros, Arroyo Naranjo y La Habana del Este, según reportes televisivos.

En la ciudad, se localizan fundamentalmente en las zonas residenciales, donde están los microvertederos, aglomeración de desechos sólidos y maleza, que le propician condiciones favorables para su desarrollo.

Este es un molusco que tiene una gran capacidad de adaptación al medio ambiente y un nivel de reproducción muy violento.

Foto: Archivo IPS Cuba

Todo indica que la ausencia de una estrategia coherente y de sistematicidad en el monitoreo, hizo que se convirtiera de un foco puntual hace cinco años, cuando activistas alertaron de los primeros avistamientos, en un dolor de cabeza para casi todo el país en la actualidad.

El mayor peligro del caracol gigante africano radica en que, en la secreción o baba que ayuda al caracol a desplazarse, su cuerpo y la concha, se hospeda el nematodo Angiostrongylus, que provoca meningoencefalitis, por lo que se orienta lavar todos los alimentos antes de consumirlos.

En Cuba no se reporta de manera oficial ningún paciente con meningitis a partir de este molusco, pero sí se han comprobado animales con alta carga infecciosa.

Además, puede afectar a más de 250 especies de plantas y una cifra superior a los 120 cultivos, entre ellos plátano, yuca (mandioca) y la frutabomba (papaya), por lo que representa una amenaza para la agricultura.

Aprovechar sus hábitos

La plaga fue detectada en La Habana en junio de 2014, en el municipio Arroyo Naranjo. Según hipótesis, el caracol habría sido introducido por concepto ornamental o para prácticas folclóricas, señaló Rafael Silveira Cruz, jefe del Departamento Provincial de Sanidad Vegetal.

Este es un molusco que tiene una gran capacidad de adaptación al medio ambiente y un nivel de reproducción muy violento. Se plantea que puede tener puestas hasta de 150-500 huevos y un nivel de efectividad de 95 por ciento, agregó.

“La radiación directa del sol les es inhóspita, él trata de esconderse y buscar la humedad en el interior de la tierra, lo hemos encontrado hasta a 20 centímetros de profundidad. Estas especies tienen hábitos nocturnos porque son horarios frescos”, explicó Tomás Martínez, jefe de cuarentena vegetal de la provincia.

Por esa razón, apuntó Raudel Rosquete, jefe del área 5 del Gran Parque Metropolitano de La Habana, la brigada especializada creada en el parque para su recolección trabaja temprano en la mañana, hasta cerca de las nueve y media.

“Aquí se recolectaban entre 3.000 y 5.000 diariamente, ahora con la recogida diaria, encontramos que se ha reducido a unos 400 ó 500”, agregó Rosquete.

Según la práctica, para facilitar la detección, es prioritario chapear a ras del suelo, aunque puede encontrarse también en muros y árboles.

Naturaleza en acción

En el municipio de Marianao, los vecinos de la calle 76 tienen cerca un área de maleza y constantemente se alertan unos a otros del hallazgo de caracoles en sus patios.

“Algunos dicen que ya no pueden dejar jugar a los niños en el patio por eso. Las personas los quitan, pero no se acaban”, comentó Daniela, una estudiante de 19 años que vive en ese barrio.

Inspecciones del Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal reportan la aparición de algunos controles biológicos, como es el caso de un caracol pequeño, que es depredador del gigante africano.

Igualmente, se ha detectado que el guariao, un ave comúnmente vista en las orillas de los ríos, se los come.

Caracol viajero

La Habana, Mayabeque, Artemisa, Matanzas, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Holguín, Granma, Santiago de Cuba y el municipio especial Isla de la Juventud ya son hospederos de la especie.

Según especialistas, la distribución geográfica ha sido provocada por los seres humanos, trasladados por personas, de forma consciente o inconsciente, a través de equipos de transporte. También en las épocas de lluvia, las crecidas de las aguas y los ríos contaminan las áreas.

Especialistas de sanidad vegetal en la provincia de Matanzas, al este de La Habana, indican que se ha detectado la presencia de esta especie exótica invasora en los municipios de Cárdenas, Unión de Reyes y Perico.

Para la reducción del riesgo de desastre sanitario, se creó un grupo de trabajo temporal que integran el Estado Mayor de la Defensa Civil y los ministerios de Salud Pública; Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y de Educación, así como el Instituto de Investigaciones de Sanidad Vegetal.

Según la directora de Vigilancia y Lucha Antivectorial del Ministerio de Salud Pública, Carilda Peña García, una campaña contra el vector no puede realizarse solo desde las instituciones. “Ninguna campaña podría ser tan eficaz para combatir el Caracol Gigante Africano como el control popular”, afirmó a medios de prensa. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.