Comunidades cubanas aprenden sobre justicia climática y de género

Ambos conceptos, poco conocidos en el país caribeño, se dieron a conocer más en un encuentro para la capacitación de comunidades cubanas de fe.

Mujeres científicas, religiosas y activistas, que participaron en el encuentro, posan para la foto.

Foto: Perfil de Facebook del Consejo de Iglesias de Cuba

La Habana, 28 nov.- Los impactos del cambio climático y la desigualdad entre mujeres y hombres centraron los debates del encuentro Diálogo entre ciencia y teología sobre la urgencia de la justicia climática, la justicia de género y la lucha contra los fundamentalismos, en nuestra ruta hacia una época sustentable.

La cita, organizada por el no gubernamental Consejo de Iglesias de Cuba (CIC) y la coalición religiosa ACT Alianza, propició el diálogo entre la comunidad de fe y la científica para proponer acciones y sinergias en ese sentido, durante el 25 y 26 de noviembre, en el Hotel Nacional de Cuba.

En el coloquio, donde participaron además representantes de Brasil y Estados Unidos, entre otros países, se reflexionó acerca de la justicia climática y los paradigmas  políticos actuales, el cambio climático y sus desafíos, la justicia de género, la acción política y los fundamentalismos, entre otros.

Bajo el principio de abordar los problemas de manera holística y con el concurso de múltiples actores, participaron en el encuentro representantes de la fe cristiana,  musulmana, budista, entre otros, así como de organizaciones como el Centro Memorial Martin Luther King y el Seminario Evangélico de Teología de Matanzas.

Visiones coincidentes

El impacto del cambio climático en América Latina  y el Caribe y la desigualdad que genera para las mujeres, el fortalecimiento de la autoridad patriarcal masculina, la imposición de la religión como única verdad, las arremetidas contra el feminismo y la negación de la ciencia, caracterizan el momento actual.

Por ello, se considera urgente “trabajar intensamente contra los fundamentalismos que son tanto religiosos como políticos y económicos, que están animando y motivando a que realmente las injusticias de género y la emergencia climática se agudicen”, declaró a la Redacción IPS Cuba Mara Luz, cientista social brasileña, del Foro Ecuménico Act de Suramérica y del Centro Ecuménico de Asesoría y Servicio.

A su juicio, hay una negación de la ciencia, los datos y las evidencias de que el cambio climático existe.

Y, por otro lado, “el fundamentalismo está profundizando un modelo que agota la naturaleza y las posibilidades de vida en el planeta, a la vez que profundiza la violencia de género y no solamente la cuestión de las mujeres, sino también toda la población LGBT”, contrastó.

Banner del Consejo de Iglesias de Cuba.

Foto: Tomado del perfil de Facebook de la entidad.

Midiam Lobaina, teóloga y coordinadora del programa de mujer y género del CIC, destacó que en los eventos climáticos, las mayores violentadas y vulnerables son las mujeres, niños y personas con discapacidades.

El programa de emergencias del CIC, señaló, que trabaja tanto en el acompañamiento psicosocial, como en prevenir y denunciar todas aquellas causas que se violan e impiden que haya en realidad una justicia climática.

Para el pastor Carlos E. Ham, rector del Seminario Evangélico de Teología de Matanzas, la urgencia para actuar está dada por una situación de supervivencia.

“Desde nuestra perspectiva cristiana, la principal preocupación era crear un nuevo modelo de sociedad en que la vida abundante y plena para todo el mundo”, dijo.

Sin embargo, esa vida “está amenazada por el sistema político y económico imperante, neoliberal y capitalista, que por definición, busca el enriquecimiento creciente de un minoría en el mundo y esa misma avaricia generada por ese modelo neoliberal, de consumismo, está robándole la vida a las grandes mayorías del mundo”, lamentó.

“A veces, pecamos de ingenuos al pensar que son fenómenos aislados. El fundamentalismo es una ideología que sustenta un sistema que es depredador, que establece relaciones de poder que afecta al medio ambiente y al ser humano, y entender eso es una urgencia, al igual que no segmentar la lucha por la justicia”, opinó Izett Samá, pastora de la iglesia prebisteriana.

Llamado a la unidad y la acción

“Sin justicia ambiental no vamos a tener justicia de ningún tipo, porque tenemos un solo planeta. Hemos visto cómo se está tratando la temática ambiental en estos tiempos, mientras el mundo se destruye día a día. Quienes estemos en disposición de luchar, debemos hacerlo ahora”, dijo Rita García, directora del Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo.

En el coloquio se reflexionó acerca de la justicia climática y los paradigmas políticos actuales, el cambio climático y sus desafíos, la justicia de género, la acción política y los fundamentalismos, entre otros.

Foto: Perfil de Facebook del Consejo de Iglesias de Cuba

A su juicio, hay que posicionarse del lado de la justicia y los derechos. “En los derechos, todo lo que tiene que ver con género es importante en el mundo y en nuestro país, después de 60 años de revolución, esta temática sigue estando entre las primeras cosas que se necesita para mejorar la sociedad cubana”.

“Es bueno que se trate desde la iglesia, la sociedad y la academia, y aunarnos para mejorar, crecer y ser una sociedad más justa y equilibrada para todos y todas”, destacó.

Para la pastora Tirisay Durán, en Cuba urge hablar, reflexionar, plantearse acciones de conjunto para ampliar el conocimiento sobre problemas como la violencia, la desigualdad, el empoderamiento femenino, la reproducción de estereotipos y las juventudes.

Otros desafíos planteados en los debates señalaron la necesidad de crear redes de solidaridad, establecer sinergias y redes con toda la sociedad civil y los Estados, además de fomentar las alianzas interreligiosas y con las espiritualidades indígenas y de origen africano en América Latina y el Caribe. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.