Emprendimiento cubano recicla plástico y hace fuentes decorativas

Una pareja de emprendedores se han enfocado en el diseño ecológico, dando nuevos usos a los residuos plásticos.

El diseñador Jorge Luis de la Fuente muestra un accesorio construido con envases plásticos recuperados para la elaboración de piezas conformadas con PVC en el sistema de plomería de la vivienda ubicada en el barrio habanero de El Cotorro.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 11 sep.- En un taller ubicado en el municipio Cotorro, en la periferia de La Habana, Mica Romero y Jorge Luis de la Fuente, diseñadores de profesión, innovan con materiales reciclados. Entre todas sus creaciones resaltan las fuentes decorativas que desde noviembre de 2019 son el centro de un nuevo emprendimiento.

Estos makers (innovadores) desde hace más de una década trabajan en diseños ecológicos basados en la reutilización de desechos plásticos para elaborar desde sistemas de plomería, filtros de agua hasta las gafas de protección que en estos meses de pandemia han donado al personal de salud.

“¿Por qué desechos?  Primero, es el único material que tengo a mano ya que no hay un mercado de materiales al que pueda acceder. Los diseñadores industriales trabajan con  polímeros, madera, metales, proceso de metalurgia, procesos de petroquímica. Si no se puede acceder a estos, pues entonces hay que buscar alternativas, innovar”, explica De la Fuente a la Redacción IPS Cuba.

La gran cantidad de plástico, un material no biodegradable, liberado al medio ambiente, y el nivel de contaminación que produce sobre las aguas, es la otra razón que los motivó.

Para que su trabajo tenga un mayor impacto han investigado, incluso, sobre el origen y la historia detrás de la producción de diferentes tipos de plásticos. “Estudios casi antropológicos”, señala De la Fuente, quien se ha convertido también en promotor del reúso.

Hidrodecoración De la Fuente

A pesar de que las instalaciones para la gestión del agua pueden considerarse la marca del trabajo que han realizado hasta hoy, eran de las menos conocidas. Por esa razón en algún punto decidieron hacer espectáculos de agua, como una forma de promoción que además conecta con el apellido del diseñador.

Desde hace más de una décadala pareja de diseñadores trabaja en diseños ecológicos basados en la reutilización de desechos plásticos para elaborar desde sistemas de plomería.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

“Nos dimos cuenta que el espectáculo atrae, funciona y es una manera de que la obra hable por ti. Las personas primero disfrutan de la fuente por su belleza, después se percatan que está hecha con materiales reciclados y ahí empieza un cuestionamiento”, comenta el innovador, que apuesta por formar conciencia ambiental.

Algunas de estas obras se mostraron por meses en el Palacio de Convenciones de La Habana.

Después quisieron experimentar con la automatización de los procesos de los espectáculos, e incorporaron al equipo profesionales de esta rama, una línea que continúan y buscan expandir.

Con esa experiencia respaldándolos, en noviembre de 2019 inició Hidrodecoración De la Fuente. “Igual que hay emprendimientos que se dedican a hacer decoraciones con globos o flores para bodas o cumpleaños, nosotros lo hacemos con agua para cualquier tipo de eventos”, cuenta Mica Romero.

El diseñador Jorge Luis de la Fuente muestra los diseños desarrollados por la pareja de marker. Para ellos hay otra razón para crear: la gran cantidad de plástico, un material no biodegradable, liberado al medio ambiente, y el nivel de contaminación que produce sobre las aguas.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Iniciaron con una serie de instalaciones para la inauguración del Parque Tecnológico Finca de los Monos, en La Habana. Las fuentes son temporales y pueden prestar servicios hasta una semana. Aunque a la mayoría de los clientes les gustaría preservarlas, esto implicaría otro tipo de instalación.

“Entre las ventajas que tiene el diseño es que es muy fácil de montar y desmontar. Además de que el sistema es muy versátil, se puede hacer una cosa pequeña o más grande, dependiendo de la cantidad de agua que haya disponible. También el traslado es muy sencillo”, explica Romero.

Como otros tantos negocios, en estos momentos se encuentra detenido por la situación epidemiológica de la covid-19.

Innovación abierta y comunitaria

En 2013, el equipo maker aglutinado por De la Fuente obtuvo la patente por un sistema de plomería que utiliza desechos como envases plásticos.

Cuando se patenta una innovación se abre la posibilidad de que una industria se interese en el diseño y te pague una licencia para reproducirlo. Pero esa oportunidad nunca llegó, recuerda el innovador.

“La tendencia ahora no es a patentar, es a abrir el conocimiento y cooperar. Nos hemos dado cuenta que se avanza más de esta forma. A veces pasan 10 años y no sucede nada con la patente”, afirma.

De la Fuente forma parte de Copincha, una comunidad tecnológica de colaboración abierta integrada por innovadores, desarrolladores y artistas. Los conocimientos y experiencias que resultan de esa articulación se documentan y socializan en su sitio web.

Otra de las conexiones con el entorno social ha llegado con el grupo Agua Amiga de las niñas y los niños, un programa educativo creado por el estatal Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos y apoyado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia.

En los círculos de interés que desarrollan, hemos aportado equipamiento para que se les pueda enseñar cómo gestionar el agua con los medios a su alcance. Hay muchas cosas que se hacen con el reciclaje y ellos van descubriendo que es una fuente de materiales inagotables. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.