IRES contribuye a la resiliencia climática de municipios cubanos

Implementada en siete localidades rurales del país, la iniciativa permite fortalecer ecosistemas agrícolas y comunidades para enfrentar el cambio climático.

El proyecto IRES propició en 2021 la formación de capacidades de 3.643 personas en temas como uso eficiente del agua, agroecología, medio ambiente y género.

Foto: Cortesía de FAO-Cuba.

La Habana, 22 abr.- Avances en la rehabilitación de tierras en siete municipios vulnerables al cambio climático figuran entre los resultados más importantes en 2021 del proyecto Incremento de la resiliencia climática de los hogares y comunidades rurales a través de la rehabilitación de paisajes productivos en localidades seleccionadas de la República de Cuba (IRES).

Se espera además la recuperación de 15.544 hectáreas de tierras hoy cubiertas de marabú, con impacto directo en la reducción de emisiones de dióxido de carbono, destaca una nota de prensa emitida hace dos días por la representación en la isla de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Resalta el texto que IRES busca reducir la vulnerabilidad climática de personas dedicadas a la agricultura y organizaciones productivas de las localidades de Los Arabos, en la provincia de Matanzas; Santo Domingo, Quemado de Güines y Corralillo, en Villa Clara, y Jobabo, Amancio Rodríguez y Colombia, en Las Tunas.

La publicación reseña, además, los logros del proyecto que fueron referidos en un reciente encuentro de su Comité Directivo Nacional, en La Habana.

A partir de su implementación en 2021, IRES posibilitó el desbroce de 184 hectáreas de tierra invadidas por marabú, para el establecimiento de seis módulos agroforestales y silvopastoriles con impactos en la producción de alimentos, apunta el comunicado.

Asimismo, indica que el proyecto contribuyó a la capacitación de unas 3 643 personas, entre ellas, 654 pertenecientes a 71 instituciones nacionales, en temas como resiliencia, comunicación inclusiva, salvaguardas ambientales e igualdad de género.

Añade que en unas 18 fincas escuelas recibieron capacitación productores y productoras para el intercambio de experiencias y la divulgación de mejores prácticas, lo cual benefició de forma directa a 51 098 agricultoras y agricultores familiares.

Contribuyó a ello, por ejemplo, el taller sobre uso y manejo de prácticas agroecológicas en sistemas forestales, agrícolas y ganaderos, que sesionó del 22 al 25 de marzo de 2021 en Las Tunas.

Como otro de los resultados significativos del pasado año se destaca la creación de un grupo de expertos para el diseño del Fondo de Paisajes Resilientes, que aportará recursos financieros al personal agrícola y a las unidades productivas con la finalidad de adoptar prácticas y tecnologías para mejorar la resiliencia de los paisajes.

Por otra parte, se logró actualizar el Marco de gestión ambiental del proyecto y su Plan de compromisos ambientales y sociales, con el propósito de minimizar los riesgos derivados de la implementación de los módulos agroforestales y silvopastoriles en los municipios.

Procurar iguales oportunidades

Enfocado en “la promoción de iguales oportunidades para mujeres en el sector agrícola, IRES cuenta con un diagnóstico específico en materia de género, con acciones como la identificación de efectos diferenciados del cambio climático para mujeres y hombres”, expone la nota de la FAO.

Y añade que el proyecto elabora propuestas de acciones para reducir las brechas de desigualdad en los siete municipios de implementación.

Entre los resultados de comunicación de la iniciativa, se encuentra la estrategia para visibilizar el aporte de mujeres y jóvenes al logro de una agricultura más resiliente al cambio climático, con su foco de acción en el fortalecimiento de capacidades comunicativas, institucionales y organizativas, así como la sistematización de buenas prácticas.

Al respecto, otro reporte de la FAO dio a conocer los resultados del segundo taller de IRES para capacitar en género y salvaguardas ambientales, efectuado los días 8 y 9 de diciembre pasado, con la participación de beneficiarias de la iniciativa en las provincias de Matanzas, Villa Clara y Las Tunas.

En ese encuentro, se enfatizó en la necesidad de atender e incluir a personas de diferentes géneros, color de la piel, clase social, condición de discapacidad y orientación sexual en los mensajes y productos comunicativos derivados del proyecto.

Fueron analizadas las representaciones de las mujeres rurales en los medios de comunicación y se socializaron buenas prácticas para el desarrollo de una comunicación inclusiva, precisó la fuente.

Implementado por el Ministerio de la Agricultura, con asistencia técnica de la FAO y financiamiento del Fondo Verde del Clima, el proyecto IRES prevé trabajar durante siete años con 51.713 personas dedicadas a la agricultura familiar, en particular, 23.788 mujeres.

Con un financiamiento de 38,2 millones USD del Fondo Verde para el Clima y de 81,7 millones de pesos cubanos, la iniciativa es un aporte al plan de Cuba para enfrentar el cambio climático, conocido como Tarea Vida, y al Plan nacional de soberanía alimentaria. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.