Tercer Paraíso en Cuba traza agenda para 2020

Hasta Cuba llega la labor artística y civilizatoria del artista italiano Micheangelo Pistoletto.

Personas que participaron en el V Foro Rebirth, del proyecto ideado por el artista de la plástica italiano Michelangelo Pistoletto, en los momentos finales del encuentro realizado en el Gran Teatro de La Habana, Alicia Alonso, Cuba.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 31 dic.- Festivales en los barrios de Cojímar o Los Pocitos, fanzines, talleres y performance, son algunas de las múltiples e innovadoras propuestas que desarrollarán durante 2020 proyectos, instituciones y personas, estimulados por la Embajada Rebirth en Cuba, de la iniciativa Tercer Paraíso.

Salidas de las mesas de trabajo del V Foro Rebirth, del proyecto ideado por el artista de la plástica italiano Michelangelo Pistoletto, las acciones comprenden también limpiezas de ríos, elaboración de mensajes sobre responsabilidad social empresarial y encuentros culinarios para promover la alimentación sana.

Esas ideas surgieron del análisis de tópicos como arte y transformación social, agua limpia y ecosistemas, educación de calidad y desarrollo local comunitario, emprendimientos sostenibles y responsables y responsabilidad social empresarial y sociedad del futuro, diversidad y equidad.

Con grandes pasos de avance desde su entrada en Cuba en 2014, Tercer Paraíso promueve internacionalmente la transformación social responsable desde el arte y la creatividad y abraza los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS).

Pistoletto junto a su esposa María, saludan a la promotora ambiental, Ángela Corvea, del proyecto Acualina.

Foto: Archivo IPS Cuba

Entre las pautas para la próxima etapa de trabajo conjunto entre instituciones, proyectos, emprendimientos privados y personas individuales, se encuentran desde la creación de una incubadora para nuevos proyectos hasta la viabilidad de documentar y visibilizar las acciones en las redes sociales.

Las iniciativas en esta ocasión están dedicadas fundamentalmente en La Habana, a propósito de la celebración del aniversario 500, el pasado 16 de noviembre, entendida la ciudad no solo como un espacio físico, sino también simbólico, compuesto de subjetividades disímiles que modifican, hacen y rehacen el territorio.

Sin embargo, las ideas a futuro pueden adaptarse y replicarse en otras ciudades donde existan condiciones medioambientales y sociales semejantes.

Fundador complacido

El ímpetu y la seriedad con que cubanas y cubanos asumen el compromiso de unirse y trabajar por mejorar el entorno físico, medioambiental y social impresionó al artista italiano, quien destacó: “estoy feliz y entusiasmado de todo lo que se ha hecho en este quinto foro”.

Pistoletto elogió los avances experimentados por el proyecto en Cuba y propuso la realización de un encuentro, en febrero venidero, para hablar más largo y profundo con los proyectos y personas participantes y otros de su tipo.

El logo de Tercer Paraíso: el signo del infinito con una elipse intermedia, nacida de la interacción de los círculos de los extremos, que representa un nuevo equilibrio.

Minutos finales del encuentro. Entre las pautas para la próxima etapa de trabajo conjunto entre instituciones, proyectos, emprendimientos privados y personas individuales, se encuentran desde la creación de una incubadora para nuevos proyectos hasta la viabilidad de documentar y visibilizar las acciones en las redes sociales.

Según el artista, ese símbolo se puede comparar con una bicicleta, que tiene dos ruedas externas y, en el centro, una tercera, que debe pedalearse para avanzar.

“Si no se pedalea, si no se trabaja, la bicicleta no camina, por eso, tenemos que ayudar a pedalear la bicicleta del Tercer Paraíso”, dijo el artista, quien fue recibido en noviembre pasado por el presidente cubano Miguel Díaz-Canel.

Además, agregó, “mediante el pedaleo, el ciclo mantiene su equilibrio, que es el elemento esencial del Tercer Paraíso, que pone en conexión equilibrada todas las diferencias y las oposiciones”.

La humanidad, considera el creador, transitó desde un estado primordial o paraíso natural-terrenal, al artificial, emergido y generalizado a partir de la modernidad, que ha conducido, por un lado, a los logros de la ciencia y la tecnología, y por el otro, al deterioro planetario, lo que dicta a restaurar el equilibrio perdido.

El Tercer Paraíso, indica el manifiesto El arte de la demopráctica, significa el paso a un estadio inédito de la civilización planetaria, indispensable para garantizar el género humano su propia supervivencia.

Nacido del arte, pretende ser un símbolo global bajo el cual se realicen iniciativas por la transformación social y las relaciones de la sociedad con el medio ambiente. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.