Con economía en tensión, Cuba votará Código de las Familias

En condiciones de cerco y déficit financiero, el país aspira concluir  2022 con un crecimiento económico del cuatro por ciento.

El nuevo paquete de medidas del gobierno cubano con el propósito de impulsar la economía genera múltiples análisis de expertos y de la ciudadanía.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

La Habana, 23 jul.- La aprobación del proyecto del Código de las Familias, cuyo referendo será el 25 de septiembre, y de un paquete de medidas que intentan impulsar la economía, son algunos de los resultados más debatidos de las recientes sesiones del parlamento cubano.

En un contexto de inflación, escasez de alimentos y combustible y prolongados cortes eléctricos, tuvo lugar el noveno periodo ordinario de la Asamblea Nacional del Poder Popular, máximo órgano legislativo de esta nación insular caribeña.

Según trascendió, la versión 25 del nuevo código es resultado de la modificación del 49,15 % de todo el contenido de la versión 24, sometida a consulta popular entre febrero y abril pasados.

Entre los cambios aplicados al proyecto, se incluye expresamente el cuidado como derecho, se refuerza la protección de niñas, niños y adolescentes a las situaciones excepcionales y de desastres y la tutela urgente ante la discriminación y la violencia.

Además, se amplía la posibilidad de denuncia a cualquier persona que conozca de los hechos.

Otros asuntos analizados durante los más recientes encuentros del parlamento cubano fueron la producción ganadera, la informatización y la transformación digital, el estado del servicio de agua potable y saneamiento, la educación y la construcción.

Sobre uno de los problemas más agudos, la vivienda, se informó que hasta junio se terminaron 11.997 unidades, el 33 por ciento de las 36.831 previstas para el actual año, con déficit en La Habana, Mayabeque, Pinar del Río, Villa Clara, Matanzas, Las Tunas y Ciego de Ávila.

Panorama económico

Aunque el parlamento abordó diferentes problemas de la realidad cubana, la economía acaparó gran parte de la atención. La noticia del crecimiento económico de 10,9 por ciento anunciada por Alejandro Gil, viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación, y considerada una señal de la recuperación, tras un muy malo 2021, generó incredulidad.

Otros datos económicos del cierre de junio revelados por Gil fueron:

-los sectores con mayores crecimientos fueron educación, actividades de hoteles y restaurantes, construcción, transporte, almacenamiento y comunicaciones.

-las exportaciones de níquel, azúcar crudo (muy inferior a lo previsto), miel, tabaco, ron, productos biofarmacéuticos y telecomunicaciones, generaron 1.262 millones de dólares.

-los ingresos en divisas, superiores a los de 2021, resultan insuficientes y provocan escasez, déficit de ofertas minoristas y limitan el financiamiento a la estructura productiva.

-producciones agropecuarias inferiores a la demanda, altos precios y especulación. La ligera recuperación en viandas, hortalizas y leche no impacta en la oferta ni en los precios.

-existen precios hasta seis veces por encima de los costos.

-compleja situación electroenergética, con constantes roturas de las termoeléctricas, que incrementan la generación con diésel, “hoy a precios casi impagables”, dijo el ministro.

-el déficit de combustible entorpece el desarrollo y ralentiza la recuperación económica.

-existe desabastecimiento tanto para las ventas en pesos cubanos, como de productos de las tiendas en moneda libremente convertible (mlc) por problemas de reaprovisionamiento, déficit de divisas, alza de los fletes, retrasos de los buques y otras cuestiones logísticas.

-437 empresas estatales registran pérdidas (23 por ciento del total), hay deficiencias en la productividad y exceso de plantillas.

“Las medidas para afrontar la inflación tienen que ser objetivas, coherentes y ajustadas a nuestras posibilidades”, indicó Gil, quien atribuyó la espiral inflacionaria al efecto de la escasez, la falta de divisas, los problemas de la productividad e inflación por los costos internacionales.

Paquete de medidas

En medio de una inflación galopante, las autoridades cubanas anunciaron nuevas medidas que persiguen incrementar los ingresos en divisas extranjeras al diversificar las exportaciones e impulsar la producción nacional para sustituir importaciones en el turismo, promovidas desde hace años, sin resultados.

Una de las medidas que mayores reacciones provocó fue el anuncio de un nuevo mercado cambiario para la compraventa de divisas a la población, “económicamente fundamentado y donde podamos trabajar con todas las divisas, incluyendo los dólares en efectivo”, donde se ultiman detalles y evalúan los riesgos, para minimizarlos.

Algunas medidas flexibilizan la importación por personas naturales con carácter no comercial: se define el carácter no comercial por valor, peso y diversidad de los artículos, no por las cantidades, aumenta la cantidad permitida (celulares, tabletas, computadoras, neumáticos, llantas, entre otros) y mediante envíos (de 10 a 20 kilogramos).

Otras apuntan a redimensionar el sector presupuestado, perfeccionar la atención priorizada a las personas, familias y comunidades en situaciones de vulnerabilidad, incluido un sistema de bonos específicos y estimular el comercio electrónico.

A la vez, se anunciaron un nuevo esquema de asignación de divisas para las entidades estatales y mixtas y la ampliación del esquema secundario de asignación de divisas para actores económicos estatales y no estatales.

Gil advirtió que no se puede dolarizar el país y que el esquema secundario de asignación de divisas ya comenzó, aunque de manera limitada, “porque son limitadas las fuentes”.

Las medidas comprenden estimular que, con sus utilidades, las empresas construyan viviendas para sus trabajadores, crear empresas mixtas estatales-privadas, normar la inversión extranjera en el sector no estatal e impulsar micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) estatales exportadoras. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.