Espacio televisivo abre diálogo con Los Cinco

El programa televisivo Mesa Redonda Informativa dedicará cada mes una emisión especial a los cinco agentes cubanos que cumplieron prisión en los Estados Unidos.

Jorge Luis Baños - IPS

El espacio Mesa Redonda Informativa promovió la campaña internacional por la liberación del grupo.

La Habana, 10 ene.- Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, del grupo de cinco cubanos que cumplieron prisión en Estados Unidos por cargos de espionaje y se les considera héroes en Cuba, comparecieron por primera vez en un programa televisivo para narrar sus vivencias.

Estos tres hombres cumplieron cárcel por más de 16 años, hasta que el 17 de diciembre pasado fueron liberados como parte del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.

En la Mesa Redonda Informativa, espacio habitual de la estatal televisión cubana, los llamados aquí agentes antiterroristas recordaron las circunstancias en las que fueron arrestados en Estados Unidos en septiembre de 1998.

También destacaron la actitud de Gerardo Hernández, jefe del grupo, quien asumió todas las culpas ante el tribunal norteamericano y así fraguó la relación de hermandad con el resto del colectivo, que ha pasado a conocerse como Los Cinco.

Por otra parte, rememoraron algunas anécdotas sobre los días de encarcelamiento y refirieron las limitaciones impuestas por las autoridades norteamericanas a la comunicación entre los agentes y sus familiares, en la emisión titulada «Los Cinco en persona».

Hernández y Guerrero valoraron la importancia del apoyo brindado por varios movimientos de solidaridad internacional por la liberación del colectivo, la campaña desarrollada en Cuba y la labor del fallecido abogado Leonard Weinglas.

Labañino resaltó la alegría de regresar a los hogares, junto a la familia, para «retomar» las relaciones con los hijos, las esposas y demás parientes.

Los tres coincidieron en calificar su liberación como «una victoria», en la cual incidieron principalmente el gobierno y la población cubana.

La llegada a la nación caribeña de Hernández, Labañino y Guerrero concretó el intercambio de prisioneros propuesto a Washington en múltiples ocasiones por las autoridades de la nación caribeña.

Como resultado de las negociaciones, volvió a su país el subcontratista norteamericano Alan Gross, de 64 años, condenado por un tribunal cubano a 15 años de privación de libertad por participar en planes subversivos contra el Estado cubano y distribuir tecnología de comunicaciones.

Y fue liberado un agente cubano al servicio de Estados Unidos, cuya identidad no ha sido confirmada por los gobiernos hasta el momento.

Hasta el momento del canje, Hernández cumplía dos cadenas perpetuas más 15 años de cárcel, Ramón Labañino, 30 años de encierro, y Antonio Guerrero, 21 años más diez meses en prisión y 5 años de libertad supervisada.

El primer excarcelado del grupo fue René González, quien cumplió su sentencia en 2011 y renunció a la ciudadanía estadounidense para evadir una orden judicial de libertad supervisada en el país norteño y quedarse en Cuba de manera definitiva.

Luego de cumplir 15 años y medio de cárcel, de una pena de 17 años más 9 meses en prisión, Fernando González arribó a Cuba el 28 de febrero de 2014.

Llevados ante los tribunales, acusados de conspirar y operar como agentes extranjeros sin conocimiento de Washington, estos hombres fueron juzgados en la nación norteña en 2001 por espionaje, mientras en Cuba se les declaró Héroes de la República.

Desde ese momento, el gobierno cubano y sus familiares sostuvieron que estos se infiltraron en organizaciones terroristas asentadas en Miami con la intención de obstruir sus planes de atacar a Cuba.

Según informaciones oficiales, las acciones terroristas contra la isla caribeña han costado la vida de 3.478 personas y causado invalidez a otras 2.009. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.