Ciudadanía apoya el retorno de médicos cubanos desempleados en Brasil

Quienes abandonan misiones oficiales tienen prohibida la entrada al país durante al menos los ocho años subsiguientes.

El texto de Granma calificó como situación desesperada la de los más de 800 médicas y médicos cubanos que decidieron permanecer en Brasil.

Foto: Print screen del sitio web del periódico

La Habana, 8 feb.- Varios ciberlectores se mostraron a favor de que el gobierno cubano permita el retorno a la isla de las y los galenos que decidieron permanecer en Brasil tras el fin del programa Mas Médicos, quienes siguen sin ocupar las plazas prometidas por el presidente Jair Bolsonaro.

“Los usaron, pero Cuba no abandona a sus hijos”, escribió un forista identificado como Ygnacio, entre las múltiples personas que reaccionaron al artículo “Sin trabajo médicos cubanos que se quedaron en Brasil”, publicado el 5 de febrero en el sitio web del diario oficial Granma.

En igual sentido, Yaneisi opinó que “nadie sabe lo que tiene hasta que no lo pierde, de esos que quedaron veremos regresar a muchos, y la patria los recibirá con los brazos abiertos. Así somos”.

Otros como Sensei Manuel aseguraron que “siempre tendrán las puertas abiertas en su patria después de ser engañados por un sistema al que no le interesa la salud de los pobres”.

Por su parte, Santos Viamonte catalogó la realidad de dichos profesionales como “una suerte de tragedia, dolor, engaño”, y se sumó al grupo que pidió al gobierno que “permita regresar e incorporarse a las labores normales a los médicos que así lo deseen, como la lección bíblica del hijo pródigo”.

Otros ciberlectores fueron menos benevolentes al considerar que la decisión de no regresar a Cuba fue una “traición” de sus compatriotas, y evitaron respaldar un cambio en la política, que pena a las personas que abandonan misiones oficiales con ocho años sin poder regresar a su país natal.

Antonia López remarcó que “todas las personas que traicionan su verdadero país por querer obtener beneficios materiales sin importarle los logros alcanzados por quién lo educó y desarrolló como humanos, sufrirán duramente el trago más duro de su traición”.

Y Eduardo Torne sostuvo que dichos profesionales se valieron “de un compromiso serio para viajar a otro país y luego faltar a ese compromiso que puede poner en tela de juicio la moral y la dignidad de la entidad a la cual estás representando”, algo que calificó como “un oportunismo indigno y asqueroso por encima de cualquier derecho”.

En el acto oficial de cierre de la misión, celebrado el 20 de diciembre en La Habana, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, informó que decidieron quedarse en el país sudamericano 836 de los 8.471 colaboradores de la salud de la isla que formaban parte de Más Médicos.

Situación desesperada

El texto de Granma se basó en un despacho de la agencia EFE, del 3 de febrero, que describió, “la situación desesperada en que se encuentran los médicos cubanos ante las promesas incumplidas y la realidad latente, de un sistema al que no le interesa la salud de los más pobres”.

Precisó que “algunos de los que se quedaron se acogieron a la condición de “refugiados”, para no perder su estado de residentes y poder obtener una cartera de trabajo, trámite que se demora en el tiempo, mientras no reciben ningún ingreso”.

El texto informó que, además, intentan conseguir una de las 800 plazas vacantes, tras el concurso que lanzó el gobierno brasileño para cubrirlas y que profesionales de ese país desestimaron, al tratarse de zonas de difícil acceso o carentes de recursos.

“Conseguir un trabajo en “cualquier cosa” se convierte en la única posibilidad, lo otro es esperar a que se celebre una convocatoria de examen de revalidación para poder competir en el mercado laboral en igualdad de condiciones con los brasileños”, indicó el reporte.

Pero el texto de Granma concluyó: “la mala noticia es que desde el 2017 no se realizan exámenes, pueden pasar años para que se convoque a alguno”.

La víspera trascendió que el Gobierno del presidente Bolsonaro prepara el fin del programa Más Médicos, el cual pudiera será reemplazado por un nuevo proyecto denominado Más Salud, de acuerdo con el portal Brasil de Fato.

La propia fuente precisó que, desde su cese en noviembre, hubo tres convocatorias para cubrir los puestos dejados por los profesionales de la salud cubanos. Sin embargo, hasta el momento, 1.462 plazas permanecen vacías.

El programa Más Médicos fue creado en 2013 por la entonces presidenta Dilma Rousseff (2011-2016), para proveer asistencia médica a personas en regiones remotas y empobrecidas del gigante sudamericano mediante un acuerdo tripartito que incluyó a la Organización Panamericana de la Salud.

Tras su elección como mandatario a fines de octubre de 2018, Bolsonaro condicionó la permanencia de los galenos cubanos en el programa Más Médicos con la posibilidad de llevar a Brasil a sus familias, pagarles el salario íntegro directamente y la obligatoriedad de revalidar sus títulos.

El gobierno de La Habana se opuso de manera terminante a tales condicionamientos y, el 14 de noviembre de 2018, el ministerio de Salud Pública anunció la decisión de no continuar participando en la iniciativa. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.