Estudios profundizan en alertas sobre la obesidad en Cuba

En su mayoría, la población cubana obesa padece diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y otras dolencias.

El sobrepeso y la obesidad de la población cubana aumentan junto a enfermedades crónicas no transmisibles, según datos de la Encuesta Nacional de Salud realizada en 2022.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS Cuba

La Habana, 7 ene.- Mujeres mayores de 15 años, en especial las residentes en zonas urbanas y con adiposidad abdominal excesiva, presentan un elevado riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles en Cuba, señala un estudio realizado por especialistas del Centro de Nutrición e Higiene de los Alimentos.

De acuerdo con el informe Nuevos datos sobre el sobrepeso y la obesidad en Cuba, resultado de la investigación que abarcó los años 2018 y 2019, se incrementan estos problemas de salud en la población general respecto a los datos de las tres Encuestas Nacionales sobre Factores de Riesgo (2014, 2012, 1996), efectuadas por el Ministerio de Salud Pública.

“El sobrepeso y la obesidad han ido en aumento, según estudios aislados en niños, así como en adolescentes y adultos, a partir de datos de las prevalencias nacionales. Estos resultados han demostrado su asociación con el incremento de diferentes enfermedades crónicas no transmisibles como hipertensión arterial, cardiopatía isquémica, diabetes mellitus y ciertos tipos de cáncer, entre otras”, advierte el texto.

El estudio, que forma parte de la más reciente Encuesta Nacional de Salud, incluye a 14 339 personas mayores de 15 años y a 1556 niñas y niños con edades entre los 6 y 14 años, residentes en zonas rurales y urbanas del occidente, el centro y el oriente del país.

Alerta que el sobrepeso global es de 56,1 % en la población general, cifra superior a la reportada en la III Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, de 2014.

Datos de interés

Al establecer comparaciones con los resultados anteriores, el informe señala un aumento del sobrepeso tanto en hombres (35,5 %) como en mujeres (33,9 %) mayores de 15 años, así como de la obesidad (sexo masculino: 17,7 % y femenino: 25,0 %), especialmente en zonas urbanas.

Se aclara que esas personas presentaban diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares e hipercolesterolemia.

“Las prevalencias del patrón abdominal de la adiposidad se incrementaron en los últimos 10 años, con cifras muy elevadas en el sexo femenino (61,3 %), que indican un incremento sustancial para el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles”, resalta la fuente.

De igual modo, destaca: “el exceso de adiposidad abdominal ha sido también un aspecto importante a considerar en la elevación de la mortalidad”.

Sobre las causas de tales problemas de salud, se alude el estilo de vida actual, “marcado por una actividad física baja y un consumo de alimentos ricos en grasas saturadas, calorías y sal, lo que hace más prevalentes el sobrepeso y la obesidad en América Latina y el Caribe, junto con sus consecuencias en las enfermedades crónicas no transmisibles”.

Sobrepeso infantil

Señala el texto que la desnutrición no se percibe como un problema de salud en la población menor de 15 años. No obstante, se cataloga como desnutrido el 5,8 % de ese grupo.

Por otra parte, revela cifras superiores de sobrepeso y obesidad en el sexo masculino (20 % y 21,8 %, respectivamente), comparado con el femenino (19,9 % y 17,9 %, respectivamente).

En los niños, la mayor cifra de sobrepeso se ubica en el intervalo de 10 a 14 años (23,7 %) en relación con los de 6 a 9 años (16,6 %). En las niñas, el sobrepeso es ligeramente mayor en el rango de 10 a 14 años (20,7 %), en comparación con las de 6 a 8 años (19,1 %).

La prevalencia de la obesidad es más elevada en menores de 10 años (sexo masculino: 25,8 % y femenino: 21,0 %), pero sin diferencias estadísticas muy significativas respecto a edades mayores.

Esa realidad afecta a más de 4 millones de niños y niñas menores de 5 años en países de América Latina y el Caribe. En la región, la prevalencia de sobrepeso infantil, incluida su forma más severa: la obesidad, supera el promedio mundial, indica un reporte del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Desafíos en la prevención

“Cuando la obesidad infantil se mantiene en edad adulta, puede causar enfermedades crónicas que, a su vez, generan una carga económica muy alta en las familias y los países de nuestra región. El camino más costo-efectivo para acabar con esta emergencia de salud pública es la prevención durante la primera infancia y adolescencia», asegura Garry Conille, Director Regional de Unicef.

Con ese objetivo, la agencia internacional, junto a instituciones cubanas, apoya iniciativas dirigidas a la promoción y práctica de estilos de vida saludables desde edades tempranas.

En su artículo Obesidad en Cuba y otras regiones del Mundo. Consideraciones generales y acciones nacionales de prevención, los doctores Eduardo Rivas y Reinaldo de la Noval recomiendan “seguir fortaleciendo los programas multidisciplinarios de educación alimentaria y nutricional, así como la práctica sistemática de ejercicios físicos para fomentar hábitos de vida saludables” en la población cubana.

A su juicio, alcanzar esa meta demanda acciones conjuntas de instituciones estatales cubanas que incluyan los sectores de la salud y la agricultura, entre otros”. (2024)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.