Practicantes de la meditación en Cuba tienen una cátedra

Así se solidifica el movimiento ciudadano alrededor de la meditación, que organiza de forma permanente charlas, conferencias y talleres.

Momento del último encuentro internacional realizado en abril de 2019.

Foto: Cortesía de OM Meditación.

La Habana, 13 jun.- Tras 10 años de intensa actividad en la capital y varias provincias cubanas, la asociación autogestionada OM Meditación profundizará su trabajo en la academia y las artes, con la creación de una cátedra honorífica en la Universidad de las Artes (ISA).

“Estamos felices de tener una cátedra que propicie un trabajo mucho más organizado y diseñado que lo que venía haciendo OM de cara a la sociedad en general”, declaró Juan Dávila, presidente fundador de la iniciativa, que promueve esta práctica con beneficios para la salud.

La cátedra, explicó, “permite un marco regulatorio formal de contacto con las instituciones del país, que hasta el momento no tenía la organización, y posibilitará llegar a muchas más personas, sobre todo en el campo de las artes”, sostuvo.


En las ciencias

Desde 2015, OM Meditación trabaja con la Sociedad de Neurociencias de Cuba. Con su presidente, Nivaldo Hernández, se alcanzó un acuerdo para medir, desde las neurociencias, las respuestas del cerebro al proceso meditativo.

En los encuentros internacionales de 2018 y 2019, se presentaron los primeros resultados obtenidos en las esferas de la meditación aplicada a las artes y al deporte, específicamente, el mindfulness, que significa meditación en plena conciencia y es una de las variantes que existen.

En 2017, establecieron vínculos con la Facultad de Historia y Filosofía de la Universidad de La Habana para abordar la confluencia de saberes desde la complejidad, que organizó una jornada académica sobre la ética budista en las ciencias sociales contemporáneas.

La agrupación, llamada OM Meditación. Confluencia de saberes, acciona en tres áreas: meditación y su relación con las ciencias (médicas, filosofía y física); meditación y creatividad (su práctica y los procesos creativos), y práctica y experiencias vivenciales de meditadores de cualquiera de sus caminos.

“Esos tres ámbitos son también las tres líneas de investigación de la cátedra, dentro de la Universidad de las Artes”, detalla Dávila.

Hoy son más de 1.200 los integrantes del colectivo, que tiene una nueva sede en calle 4 no.203 A, entre Línea y 11, en el Vedado habanero.

Las áreas, destaca, nunca se separan, pues “el enfoque de OM Meditación es dentro de ciencia y meditación, abordar la salud holística integral, en una visión del todo”.

La importancia de la cátedra, considera, radica en que “da la posibilidad de una labor mucho más enfocada hacia la academia, sin dejar de tener esa flexibilidad y apertura que tiene OM Meditación de cara la sociedad cubana”.

Génesis

OM Meditación apareció en el entorno cubano en 2009, como un proyecto sociocultural comunitario en el Centro Histórico de La Habana, vinculado a la Oficina del Historiador de la Ciudad.

“Impartíamos allí pequeños cursos, hacíamos prácticas y un día le solicité al historiador Eusebio Leal la posibilidad de hacer un encuentro, con esta visión de confluencia de saberes, de los meditadores que asistían a los encuentros desde diferentes caminos: hinduismo, budismo, reikki o yoga”, recordó.

Surgió así, en 2010, el I Encuentro Internacional de Meditación de La Habana, al que le sucedieron otros, hasta llegar el noveno, en abril pasado, en un entorno donde la  meditación, con su impacto beneficioso, ha llegado a todo el país.

Según cuenta Dávila, desde 2011 iniciaron una alianza con el Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDI), donde en 2012 comenzaron a realizarse cursos de meditación dentro del programa académico. Uno de los frutos de este vínculo es un concurso de carteles, del cual se han celebrado hasta el momento siete ediciones.

A partir de la experiencia con el ISDI, OM Meditación se fue abriendo espacios en otras universidades: la de arte y su facultad de medios audiovisuales, la de ciencias pedagógicas, la de tecnología y la Universidad de La Habana.

“Esos antecedentes propiciaron que pudiéramos en 2019, en el ISA, constituir desde el enfoque de la labor de OM Meditación, para difundir esos saberes y el conocimiento, y acercarlo no solo a la sociedad cubana, como veníamos haciendo, sino también al sector académico y universitario del país”, argumenta Dávila.

Hacer camino al andar

Si en un inicio OM Meditación fue un proyecto y luego un programa, es hoy una organización totalmente autogestionada

“No es un fenómeno que se dio por la influencia o el diseño de alguien, surgió desde la entraña misma de la nación cubana, de nuestra cultura, como necesidad de los seres humanos al acercamiento a la dimensión espiritual que somos”, enfatiza Dávila.

Hoy organiza encuentros mensuales en los cines del Proyecto 23, del estatal Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos.

Ya en 2013 se creó un grupo de OM Meditación en cada municipio de la ciudad, para que la labor que desarrollan en los dos encuentros mensuales y el internacional llegara también a las comunidades. Luego surgieron otros por todo el país, para interactuar con casi todas las provincias de manera permanente.

“Hemos tocado el alma de unas 100.000 personas en Cuba de manera permanente. Por ejemplo, en los encuentros en los cines nunca hay menos de 400 personas y, a los 10 cursos de El arte de vivir, asistieron otras 10.000”, destacó.

En 2013 se creó la organización, a la que se asociaron en ese momento unas 500 personas.

OM ha trabajado también con científicos que han visitado el país, procedentes de Estados Unidos, Guatemala, India, Polonia, Bolivia y México, que comparten sus saberes y aportan información científica sobre resultados obtenidos en importantes centros de investigación del mundo sobre el impacto de la meditación. (2019)

Un comentario

  1. Aries Morales

    Que más puedo decir que EXCELENTE!!!!! Y con mayúsculas, me siento parte de Om Meditación. Porque además, Juán Dávila, excelente promotor y fundador, nos a este profundo sentido se pertenencia. Estoy muy feliz.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.