Promueven en Cuba uso de tecnologías sostenibles en transporte

La empresa privada PADA propone el montaje e instalación certificada de sistemas fotovoltaicos en triciclos eléctricos.

La propuesta de la mipyme PADA, para el uso de las energías limpias renovables, se destacó en la I Feria de Transporte y Logística, celebrada a inicios de octubre en La Habana.

Foto: Tomada de la página en Facebook de la empresa DIVEP

La Habana, 28 oct.- Introducir nuevas formas de uso de las energías limpias renovables en el sector del transporte y la conversión de autos de combustión a eléctricos propone la mipyme PADA, que busca alianzas comerciales con el sector empresarial estatal para hacer realidad sus propósitos.

En el registro de micro, pequeñas y medianas empresas cubanas, PADA SURL (Sociedad Unipersonal de Responsabilidad Limitada) tiene como actividad principal la reparación de ordenadores y equipos periféricos, sin embargo, su mirada va mucho más allá.

“PADA significa transformar o transformación en Yoruba. Buscábamos una palabra que

quisiera decir eso en diferentes idiomas, hasta en élfico, pero no nos sonaba. Por cosas de la vida, nos sonó bien en yoruba y así quedó registrado el nombre en el Registro de la Propiedad, incluido el logo”, dijo Ariel Ramírez, presidente de la mipyme.

Los comienzos de la Empresa Desarrolladora de Tecnologías y Servicios Sostenibles, hace unos 12 años, fueron con la modalidad de trabajo por cuenta propia.

“Lo primero que hicimos fue reciclar tóneres de impresoras y seguimos haciéndolo, después, ya podíamos reparar impresoras y fotocopiadoras. También hicimos algo relacionado con la informática, como instalar redes, cosas que todavía, de alguna manera, mantenemos, en dependencia de la clientela”, explicó.

Hoy, es una empresa privada, de la que este ingeniero en telecomunicaciones, que trabajó durante años en el sector estatal, es el socio único, “por lo menos por el momento”, señala.

Una elección con perspectiva

Hoy, Ramírez consigue lo que siempre quiso desde que culminó sus estudios universitarios y que no pudo hacer antes, pues en el país no existía esa posibilidad.

“Poco a poco, nos fuimos involucrando en la esencia de la empresa: desarrollar tecnología sustentable. Empezamos a trabajar con paneles solares y aplicarlos a determinadas ideas que tuvimos, por ejemplo, una isla de carga, que queremos desarrollar con la empresa Divep”, comentó.

Una de las propuestas de PADA es el montaje e instalación certificada de sistemas fotovoltaicos en triciclos eléctricos: el panel realiza la función de techo, lo que constituye una modificación legal, apuntó.

“Los triciclos a los que les han puesto techo constituyen una modificación ilegal desde el punto de vista del tránsito. Queremos gestionarlo y ponerles techo de paneles, con precios asequibles, mediante kits de diferentes tipos, y certificarlos para que cumplan con los requisitos que establecen los ministerios de Transporte y del Interior”, señaló.

Esta alternativa permitiría cargar los vehículos sin necesidad de conectarlos a la red eléctrica y, si disponen de una batería, conservar esa carga.

Según Ramírez, PADA trabaja en alianza con Divep, que aportará 20 vehículos a los cuales les instalarán el sistema para brindar un servicio móvil de emergencia, Ecoasiste, mediante una aplicación móvil.

Con esos equipos, aseguró, “podríamos tener una capacidad, por ejemplo, de 60 kilowatts, que daría para iluminar un policlínico o una panadería, llegar a una comunidad y dar horas de carga para que las personas carguen sus móviles, hagan la comida”, entre otras necesidades.

Ideas y sus múltiples beneficios

En la reciente Feria de Transporte y Logística, agregó, se mostró interesada por esa propuesta la empresa Cubataxi, que opera los triciclos eléctricos de La Habana, pues permitiría cargar los ecotaxis en la ruta, sin necesidad de llegar a la base.

Tan atractiva como esa, resultó la idea de convertir autos de combustión a eléctricos, que entre sus ventajas tienen el costo de un tercio del valor de un vehículo eléctrico de fábrica, un tiempo de servicio de 30 años para el kit eléctrico y de 10 años con las nuevas baterías litio LiFePo4.

Por otra parte, el consumo eléctrico en la factura es cuatro veces menor que el consumo de combustible para el mismo recorrido, no requieren mantenimiento y solo un simple fregado. No consumen lubricantes, filtros, correas ni refrigerantes.

“Pasamos un curso en Uruguay para hacer las conversiones. Este negocio está en América Latina desde el 2000 y está dando muy buenos resultados. Por ejemplo, se convirtieron en eléctricos todos los taxis del Distrito Federal de México. Esto está diseñado para pequeñas y medianas empresas”, señaló Ramírez.

Según destacó, todos los vehículos se pueden convertir, para lo que debe tenerse en cuenta peso, potencia, autonomía y velocidad.

“Los cambios iniciales y modificaciones de todos los componentes mecánicos del auto se realizarían en los talleres de Divep, porque ellos tienen la experiencia”, aclaró el emprendedor, cuyo negocio da empleo a unas 15 personas. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.