Cáritas Cuba prioriza apoyo a hospitales y comunidades

Acompañamiento, ayudas en el autocuidado y gestión de donaciones son algunas acciones de la institución en la actualidad.

Cáritas Cuba se encuentra gestionando ofrecimientos de ayuda a la isla por diferentes donantes.

Foto: Tomada del sitito web de Caritas Cuba.

La Habana, 23 ago.- Personas que trabajan junto a Cáritas Cuba en tiempos de pandemia defienden con acciones la misión de proteger la dignidad y la vida de las personas más vulnerables de la sociedad.

Al agudizarse las limitaciones de insumos médicos y alimentos en la isla, esta institución de la iglesia católica enfoca sus principales labores hacia hospitales, centros de atención y la comunidad.

Según un informe de la institución publicado en su página en Internet, en el caso de los hospitales destinados al tratamiento de los pacientes con covid-19 la prioridad es contribuir a fortalecer su capacidad de respuesta ante el número creciente de casos y el déficit de recursos.

A nivel comunitario, a través de las estructuras de base de Cáritas, en comunión con pastorales y movimientos laicales, se acompañan y alivian las situaciones que padecen muchas familias por diversas causas.

Por toda Cuba

Mediante 11 Cáritas diocesanas, más de 600 parroquiales, varias comunidades y mucho voluntariado, la ayuda no cesa para quienes más la necesitan.

Por ejemplo, ante la compleja situación epidemiológica de la provincia de Cienfuegos, hoy epicentro de la pandemia, Cáritas Cienfuegos entrega en el domicilio de personas enfermas y familias vulnerables las medicinas que permanecían bajo su custodia, según Carmen María Nodal, directora de esta institución.

En ese territorio al centro de Cuba, donde fallecieron formadores, voluntarios, beneficiarios y colaboradores de los distintos programas de Cáritas, siguen abiertos los servicios asociados a la alimentación de personas adultas mayores, publicó la página web.

En el oriente, desde que se suspendieron los encuentros del Programa de Respuesta al VIH/sida en la diócesis Guantánamo-Baracoa, los contactos se han mantenido mediante las redes sociales y con visitas a quienes viven cerca, para tratar sobre autocuidado y otros temas, dada la alta vulnerabilidad por la condición serológica de los beneficiarios.

Donaciones gestionadas en España por la oenegé Hombre Nuevo Tierra Nueva, sobre todo de medicamentos, se destinaron a Cáritas Matanzas. Los fármacos de uso hospitalario se entregaron a la sala de atención a la covid-19 del Hospital Faustino Pérez; y el resto, al dispensario de la Parroquia del Carmen, en la capital provincial.

Las mascarillas de tela donadas fueron entregadas al centro de aislamiento para personas con conductas deambulantes de esa ciudad.

Los alimentos gestionados por la oficina nacional de Cáritas permitieron mantener los servicios de comedores para personas vulnerables y con discapacidad en territorios de la provincia matancera gracias a la alianza con transportistas privados de la cooperativa La Ruta de la Cortesía.

Otro ejemplo de la actividad de Cáritas en este contexto es el taller Arcoíris de Nazaret, en la ciudad de Santa Clara, celebrado de manera no presencial y con alternativas para compartir materiales y contenidos para el trabajo con niñas, niños y adolescentes talleristas.

El equipo diocesano de Cáritas Cienfuegos visitó a familias vulnerables de comunidades apartadas para llevarles alimentos, aseo, libros de cuentos, colores, lápices, gomas y otros materiales de utilidad escolar.

Almas amigas

En julio pasado Cáritas Cuba lanzó un pedido de ayuda a los miembros de la Confederación de Cáritas Internationalis, con el propósito de apoyar el manejo de la delicada situación sanitaria que enfrenta la nación caribeña.

De acuerdo con el segundo informe de la solicitud de ayuda de Cáritas Cuba ante la emergencia sanitaria por el rebrote de la covid-19, varias organizaciones respondieron.

El reporte incluye a Cáritas de Alemania en la gestión de compra centralizada de material gastable para hospitales; a la que se unieron Misereor y Cáritas España, que a su vez impulsó la campaña para la recaudación de fondos.

Por su parte, la institución estadunidense Catholic Relief Service (CRS) –que mantiene vínculos con Cáritas Cuba desde 1993–, se comprometió con fortalecer la capacidad de atención de los hospitales al número creciente de pacientes enviando un contendor con material médico gastable.

Desde Estados Unidos, con el apoyo de Friends of Caritas Cuba (FCC), Catholic Charities, Fundación La Salle y otras instancias de la iglesia católica estadounidense, se acordó acopiar y enviar otro contenedor con insumos médicos para hospitales.

Para canalizar las ayudas, apunta el documento, Cáritas Cuba se encuentra en comunicación con el departamento de relaciones internacionales y donaciones del Ministerio de Salud Pública para coordinar las ofertas recibidas y tramitar los permisos de importación.

De acuerdo con experiencias anteriores, las autorizaciones de las ayudas provenientes de Estados Unidos requieren del análisis más exhaustivo por parte de las autoridades, a la vez que ese país exige una licencia del Departamento de Comercio. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.