Escaramujo, un proyecto cubano para adolescentes vulnerables

La iniciativa educomunicativa celebrará diez años de una labor sostenida que hoy llega a las provincias de La Habana, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba.

Escaramujo, en estos casi diez años, ha impactado en la vida y la formación de varias decenas de adolescentes y estudiantes universitarios.

Foto: Cortesía de Escaramujo

La Habana, 15 jun. Con la participación de más 120 jóvenes universitarios y casi una veintena de profesores desde sus inicios, el proyecto Escaramujo se apresta a celebrar diez años de trabajo educativo y comunitario con adolescentes en situaciones de vulnerabilidad social en cuatro provincias del país.

La iniciativa, inscrita en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (UH), ha integrado a estudiantes y egresados de diferentes carreras y universidades en función del trabajo preventivo con poblaciones sensibles y en estado de complejidad social y familiar.

Su propuesta para las y los adolescentes consiste en crearles habilidades para la producción comunicativa, además de aprendizajes sobre salud, sexualidad, violencia de género, protección del medioambiente, entre otros.

Para ello, trabajan en Escuelas de Formación Integral (EFI), que en el sistema cubano acoge a chicos y chicas que han presentado problemas de conducta; escuelas secundarias y proyectos comunitarios de varias ciudades cubanas.

La iniciativa potencia un funcionamiento horizontal y participativo, basado en las metodologías de educación popular.

Foto: Cortesía de Escaramujo

“Hemos sensibilizado a las instituciones que los atienden con otras maneras de hacer que favorezcan la inserción social de estos adolescentes”, explicó a la Redacción IPS Cuba Ana Hernández, profesora de la Facultad de Psicología de la UH.

Para Hernández, Escaramujo ha permitido a los adolescentes implicados mostrar cambios para la interacción social, además de romper estigmas que se tienen sobre ellos.

Y otra área del proyecto se enfoca al adiestramiento de las y los jóvenes universitarios, quienes interactúan con los adolescentes, en temas como educación popular, procesos educomunicativos, género y trabajo comunitario.

“La participación implica desde coordinación de talleres, hasta vinculación en las prácticas laborales o realización de investigaciones relacionadas con nuestras acciones”, explicó Rodolfo Romero, fundador de Escaramujo.

Romero resaltó que en la actualidad son 26 profesores, estudiantes y egresados universitarios, que están “muy comprometidos, y aspiran a nutrirse con nuevos integrantes a partir de septiembre”.

Para esa fecha, está previsto el XV Taller de Formación para estudiantes interesados en impulsar proyectos de impacto social, remarcó el también profesor de la Facultad de Comunicación de la UH.

En este sentido, la iniciativa potencia un funcionamiento horizontal y participativo, basado en las metodologías de Educación Popular, una corriente pedagógica liberadora diseñada por el maestro brasileño Paulo Freire (1921-1997).

“La comunicación se realiza de forma estratégica para lograr que otros universitarios se sumen a lo que hacemos”, insistió Damián Granda, que es miembro del grupo.

El estudiante de Comunicación Social de la UH indicó que se han potenciado investigaciones desde disciplinas comunicológicas y de la Psicología para perfeccionar y medir el alcance de Escaramujo.

Varios centros docentes como la UH, la Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona”, la Universidad de Ciencias Médicas de Holguín, y las casas de altos estudios de Camagüey y Santiago de Cuba también se han sumado al proyecto.

Y otras organizaciones se articulan con Escaramujo como la agrupación de teatro infantil La Colmenita, el centro A+ espacios adolescentes, la Dirección de Menores del Ministerio del Interior y la Red de Educadoras y Educadores Populares del no gubernamental Centro Martin Luther King, entre otros

Beatriz Herrera, que integra el proyecto, destacó la organización del encuentro académico Adolescer, que celebran desde 2015 con carácter anual.

Herrera mencionó, además, la participación en encuentros académicos y de intercambios de experiencias, así como la confección de materiales editoriales que resumen el quehacer y las memorias del proyecto.

Escaramujo a inicios de este mes de junio el Premio UH por el “Mayor aporte a la Educación” e integra, de igual forma, el ograma nacional de Educación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Romero explicó que entre los principales retos figura la consolidación del trabajo en las provincias integradas y sumar otros territorios.

Asimismo, potenciarán la inclusión de nuevos activistas, la capacitación del personal implicado en la enseñanza de niñas, niños y adolescentes cubanos y la formación en técnicas de educación popular con familiares e instituciones sociales.

En el inicio de las celebraciones por el décimo aniversario, realizan una campaña de comunicación basada en narrativas transmedia para motivar a la comunidad universitaria a participar en el trabajo de transformación social. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.