Ferias de adopciones en capital cubana garantizan la salud animal

Según representantes del grupo Bienestar Animal en Cuba, los cachorros y animales adultos se entregarán siempre en adopción ya esterilizados y vacunados

Animalistas reclaman más información pública sobre las denuncias de maltrato animal, las medidas y sanciones que se aplican en Cuba.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 15 abr.- El grupo Bienestar Animal en Cuba (BAC) anunció que sus ferias de adopciones tendrán  desde este mes características diferentes, pensadas para garantizar la salud de gatos y perros.

Según Marbe Acosta, presidenta de BAC-Cuba, “a partir de ahora, todos los cachorros y animales adultos que se entreguen en adopción estarán esterilizados, vacunados y protegidos contra todas las enfermedades”.

Con esto, explicó, “estamos tratando de que la concientización sea más directa, porque con el método anterior, que apelaba a que las personas que adoptaban se comprometieran con la esterilización, se hacía un poco complicado”.

Y añadió: “con esta nueva modalidad de dar los animales ya esterilizados, de cierta manera ya estamos incidiendo en una concientización de las personas”.

Hacerlo de esta manera, admitió, supone un sobreesfuerzo, toda vez que la organización de personas voluntarias se nutre de aportaciones personales y de quienes se identifican con la causa animalista.

Para conmemorar el Día del Perro, el segundo domingo de abril, BAC-Cuba escogió el céntrico parque habanero John Lennon, donde familias completas y amantes de los animales acudieron tanto a que sus mascotas fueran atendidas por veterinarios como a adoptar, en lugar de comprar.

Además de feria de adopciones, vacunaciones gratuitas, fiesta para la infancia y reclamos por una Ley de Protección Animal, organizaciones y animalistas también participaron en la peregrinación hasta la tumba de la filántropa estadounidense Jeanette Ryder (1866-1931), en el Cementerio de Colón.

Por un fin común

La peregrinación, convocada por la Asociación Nacional de Animales y Plantas (Aniplant), adscrita al Ministerio de la Agricultura, recorrió las calles de la necrópolis hasta la tumba erigida en honor a Ryder y su perro Rinti, obra del escultor cubano Fernando Boada.

A ese homenaje se sumaron varias organizaciones de la sociedad civil institucionalizada y grupos como Cubanos en Defensa de los Animales (CEDA) un proyecto sociocultural y humanitario que busca disminuir las poblaciones callejeras de perros y gatos y educar a la población, especialmente niños y jóvenes, en la no violencia hacia ellos.

Maritza Ramírez, presidenta de la asociación, recordó la historia de Ryder en Cuba, la creación del Bando de Piedad, una sociedad dedicada a proteger a los animales del maltrato y abuso y también proveer de alimentos y protección a los más débiles y desfavorececidos: niños abandonados, mendigos y mascotas sin dueños.

Ramírez recordó un pasaje no tan conocido de la vida de Ryder, quien en el I Congreso Nacional de Mujeres, organizado por la Federación Nacional de Asociaciones Femeninas, en abril de 1923, señaló: “lo primero es persuadir al que maltrate a un animal de que lo que hace no está bien. Hay que abrirle los ojos a la bondad”.

La creadora del Bando de Piedad destacó entonces: “¿no es una realidad insoportable que después de tantos siglos de enseñanza religiosa haya tanto crimen y tanta crueldad, tantos sufrimientos inútiles amontonados sobre tantos seres indefensos y no hemos aprendido a amar manifestaciones de la vida con acciones prácticas de misericordia y buen trato?”

“Hoy estamos aquí los que amamos los animales, los que de una forma queremos que en Cuba todos estos temas vayan educándose, cambiando y tenemos que lograrlo, en integración, unidos por ese objetivo, por el amor a los animales, por lograr que haya una sociedad más cívica, en función de querer los animales, de darles el trato que llevan”, dijo Ramírez.

Organizaciones como CEDA promueven educar a la población, especialmente a infantes y jóvenes, en la no violencia hacia los animales.

Reclamo permanente

A los pies de la tumba de Ryder, nuevamente se escucharon reclamos de la ciudadanía y organizaciones independientes a favor de una Ley de Protección Animal.

Aún con la existencia del Decreto de Bienestar Animal (Decreto-Ley 31, aprobado en 2021), prosiguen los hechos de maltratos y crímenes, tanto en las calles como en los hogares, por eso debe tener una revisión, señaló Marina Álvarez, protectora.

El decreto “es disfuncional, sigue el maltrato, siguen las violencias, siguen los crímenes con los animales. A los niños hay que educarlos desde la escuela, si no se hace en la familia… Por otra parte, tiene que haber una ley, pues si lo educativo no funciona, que lo punitivo ponga orden”, agregó.

Por su parte, Gilda Arencibia, otra protectora independiente, enfatizó que más que una revisión, hace falta una Ley de Protección Animal que permita aplicar sanciones severas.

Al respecto, la presidenta de Aniplant aseguró que se escucharían y tomarían en cuenta todas las inquietudes, insatisfacciones y propuestas.

Para mí, dijo Gretel Montes de Oca, de CEDA, falta mucho, estamos en cero, apenas empezando, esperemos que con la participación de organizaciones como la Asociación de Medicina Veterinaria y el Ministerio de la Agricultura, las personas vinculadas a la sanidad animal se sensibilicen y accionen  un poco más con este asunto, porque falta mucho por hacer en Cuba, sobre todo con el maltrato animal.

Además, deseó que exista más información pública sobre cuántas denuncias se hacen, las medidas y sanciones que se aplican y se mantengan los encuentros con animalistas. (2023)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.