Habilitan en Cuba correo para dudas sobre Código de las Familias

La iniciativa del Ministerio de Justicia tiene el objetivo de ampliar los conocimientos sobre esa ley en la ciudadanía

Tras ser aprobado en referendo, el nuevo documento entró en vigor el pasado 27 de septiembre.

Foto: Jorge Luis Baños/IPS

La Habana, 12 oct.- Criterios, dudas, preocupaciones e inquietudes puede expresar la población cubana mediante una dirección de correo electrónico habilitada por el Ministerio de Justicia expresamente para intercambiar acerca del nuevo Código de las Familias, en vigor desde el 27 de septiembre pasado.

“Ahora, aunque ya está aprobado, lo voy a comprar y me lo voy a leer”, dijo un trabajador del sector del transporte, en medio de un debate público sobre el documento, que fue votado en referendo el 25 de septiembre de este año.

“Yo ni fui a votar, eso no va a cambiar nada. No sabía que incluía cosas como los derechos de los abuelos”, dijo por su parte una empleada de la salud.

En un vaivén de aceptación y rechazo, una de las características del proceso para la aprobación del código, que tuvo 25 versiones, fue precisamente el desconocimiento sobre el contenido del texto, generalmente por desinterés.

Ahora, mediante la dirección electrónica sobreelcodigo@minjus.gob.cu, la población cubana de 11.1 millones de habitantes podrá aclarar sus dudas e indagar si algunos procesos tendrán una mirada diferente a partir de ahora.

En una reciente reunión del Ministerio de Justicia para evaluar la marcha de la implementación del Código se acordó también la creación de correos electrónicos en cada una de las provincias cubanas, con el fin de establecer el intercambio con la ciudadanía.

Casos bajo la lupa

Milagros Gómez, una abuela con dudas sobre la posibilidad que tiene su hija de sacar a su niña del país, toda vez que el padre, quien emigró hace unos años y nunca se ha ocupado, no parece dispuesto a realizar los trámites para autorizar la salida.

“Tenemos duda sobre cómo queda esto con la responsabilidad parental. Según el artículo 138, madres y padres deben ejercer su guarda y cuidado, amarles y procurarles estabilidad emocional (inciso b) y mantener una comunicación permanente en sus vidas, la presencia física y la comunicación oral o escrita, incluida la que se produce a través de medios tecnológicos (inciso d)”, opinó Gómez.

Sin embargo, destacó, a su vez, otro inciso habla de decidir sobre su lugar de residencia habitual y su traslado temporal o definitivo, “cómo, si nunca el padre se ha ocupado, va a decidir sobre eso”, reclamó.

La preocupación de la abuela coincide con las expresadas por otras personas en foros de medios digitales, que requerirán seguimiento y respuestas por parte de los especialistas, para facilitar la implementación de la nueva normativa.

Otras dudas tienen que ver son la filiación, el cambio de apellidos, la adopción, la subrogación –un término desconocido para la mayoría aun cuando ya está incluido en la legislación bajo el nombre de gestación solidaria–, así como las tutelas, la mediación y la defensoría familiar.

Números finales

Según los datos finales dados a conocer por la Comisión Electoral Nacional (CEN), en el referendo votaron 3.950.288 electores por el Sí, en el 66,85 por ciento del total de las boletas válidas. Por el No, votaron 1.959.097 personas, el 33,15 por ciento del electorado.

De otra parte,  el 94,25 por ciento de las boletas depositadas en urnas resultaron válidas, se realizaron 13.058 inclusiones y 2.547 exclusiones por fallecimiento, lo que arrojó una lista actualizada de 8.457.978 electoras y electores. Ejercieron el derecho al voto 6.269.427, para el 74,12 por ciento de asistencia a las urnas.

La CEN informó que las boletas en blanco habrían representado el 3,22 por ciento y las anuladas, el 2,51 por ciento de quienes votaron (6.269.427 personas).

Más allá del código

La publicación de los resultados finales del referendo generó debates en los espacios digitales acerca de la esencia misma de la votación.

Por ejemplo, en el foro de Cubadebate, para el firmante Emilio Adrián, “los votos nulos, en blanco o la ausencia a votar son sinónimo de rechazo a lo que se está votando, es como si votaran no, es como una forma de protesta, de voto de castigo a lo que se está proponiendo en la votación”.

Ese criterio fue refutado por Kike, quien aclaró: “no funciona así. No votar solo significa no votar. Lo máximo que eso representa es desinterés”.

El internauta Armando Enrique consideró que “falta mucha cultura política en la población, la ausencia a la votación, las boletas en blanco y las boletas anuladas no significan nada, no representan un voto o logro alguno. La verdadera cultura de las votaciones es participar y votar por el Sí o por el No”. (2022)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.