Iniciativa de Proyecto Palomas busca empoderar a familias cubanas

Tu vida es parte de la mía promueve el empoderamiento de familias en situación de vulnerabilidad.

El proyecto Tu vida es parte de la mía promueve las fortalezas de las comunidades y los liderazgos incluyentes.

Foto: Tomada de la página de Palomas en Facebook

La Habana, 14 oct.- Tu vida es parte de la mía, iniciativa del Proyecto Palomas, contribuye a potenciar las capacidades de familias con hijas e hijos con discapacidad intelectual en beneficio de comunidades de Artemisa, provincia del occidente cubano.

En su primer taller y encuentro comunitario, madres, padres y activistas de Tu vida es parte de la mía adoptaron una declaración donde agradecieron a Palomas y a la experiencia del Instituto Goldin, con sede en Estados Unidos. Además de reconocer el apoyo a su aprendizaje y empoderamiento, anunciaron la decisión de “pasar de ser víctimas y receptor@s pasiv@s a protagonistas efectiv@s y comprometid@s”.

Al respecto, señalaron: “tenemos todas las potencialidades para poner nuestros talentos al servicio de nuestras vidas, familias, comunidades y el país que habitamos” y que desean “salir de nuestros encierros existenciales a ser mujeres y hombres que vivan sus vidas y las de nuestras hijas e hijos en armonía con las vidas ajenas”.

Para ello, indicó la publicación, pondrán su “empeño en generar ambientes de inclusión efectiva en armonía constructiva, crítica y resiliente con las decisoras y decisores y quienes tienen un rol determinado desde la economía y los servicios”.

Una solidaridad participativa

Según explicó Sergio Cabrera, coordinador general de la casa productora de audiovisuales para el activismo social, el taller fue parte de un curso con el Instituto Goldin que aborda, sobre todo, el empoderamiento.

El curso, dijo, “tiene un enfoque en las comunidades, a partir de sus activos y lo que pueden aportar, cambiando esa perspectiva asistencialista y vertical de muchas de las acciones de solidaridad, que son un modo de colonizar a las comunidades. Por el contrario, este enfoque busca que la comunidad crezca desde sus potencialidades”.

Cabrera optó por que su experiencia con Goldin fuese con las madres, los padres, familias y también instituciones, autoridades y actores económicos y sociales que acompañan las vidas de mujeres –casi todas– que tienen hijas e hijos con diferentes enfermedades neurodegenerativas y otras vulnerabilidades.

“El taller fue el comienzo de una segunda etapa, que no deja la solidaridad con la que comenzó nuestra experiencia con Tu vida es parte de la mía, pero ahora damos un paso más, un salto: buscar qué pueden aportar ellas”, dijo Cabrera.

Como resultado del encuentro, Tu vida es parte de la mía decidió apostar por prácticas esenciales que sean medibles y evaluables.

Acciones

Una de las acciones es el programa cultural en alianza con el proyecto Palabra de Mujer –conducido por una escritora que creó un grupo de WhatsApp y que organiza encuentros presenciales con algunas de las madres.

Otra de las iniciativas es el programa de apoyo alimentario desde las experiencias y posibilidades existentes y la contribución de actores económicos de la comunidad.

Al respecto, Cabrera se refirió al comienzo de iniciativas agrícolas a pequeña escala, a partir de donaciones de posturas y semillas por actores sociales y productores agrícolas.

Como parte del Programa de solidaridad y donación de insumos médicos, las familias beneficiadas reciben medicamentos u otros productos que, como gesto solidario, comparten con otras, también necesitadas, de la comunidad.

El acompañamiento especializado en temas legales, informáticos y psicológicos se traduce en que madres profesionales con descendencia en situación de discapacidad brindan asesoría a quienes dentro de la comunidad puede necesitarla.

Esencia y pensamiento

Para la realizadora audiovisual Lizette Vila, directora de Palomas, la esencia del proyecto, “que se deriva entonces en alianzas, esa y otras muchas más, es el sentir de esa relación del arte y el activismo social”.

A su juicio, eso le da a Palomas una capacidad de movilidad en términos de ideas, de proyectos y de producir cambios internamente y llevarlos a diferentes espacios privados, públicos e institucionales, desde experiencias concretas.

Palomas, consideró, “enarbola el concepto de que las emociones también son conocimientos y en esa producción de impactos y bienes espirituales que derivan en una emancipación, una visión de proyecto de vida diferente, de reconocer la felicidad, que es concreta, de reconocer el bienestar y dónde están las desigualdades”.

Para Vila, los espacios de pensamiento no pueden ser solo para conversar, dialogar o disentir, sino que esas ideas deben dirigirse a hechos concretos, a propuestas de modelos de vida realizables y válidos.

“El pensamiento tiene que hacer palpitar a esos grupos sociales, no se puede quedar en un estatus de reflexión, debe traducirse en acciones realizables, de cambios profundos, de democracia humana, de protección integral de los derechos humanos”, destacó.

Al respecto, recordó que Cuba resultó elegida por sexta ocasión al Consejo de Derechos Humanos. “Estamos hablando de la protección integral de los derechos humanos, no que se disfrute de algunos, sino disfrutarlos todos íntegramente”, concluyó. (2023)

Un comentario

  1. Maria Cristina

    Quiero entrar en contacto con el Proyecto. Favor enviarme datos de contacto.Gracias

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.