Jóvenes impulsan primera emisora católica cubana por Internet

Con este reportaje reanudamos nuestros servicios.

Considerada una red social en sí misma por su interactividad, la radio suele ser el medio de comunicación más utilizado por la Iglesia en América Latina y el Caribe.

cuba iglesia catolica medios de comunicacion

Un ordenador reproduce desde La Habana la imagen televisada de la Misa de Resurrección desde la Basílica Menor Santuario Nacional de Nuestra Señora de La Caridad del Cobre, en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, durante la primera fase de recuperación poscovid-19.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

LA HABANA, 23 jul 2020 (IPS) – RCJ Radio El Sonido de la Esperanza es la primera emisora católica de Cuba que trasmite en línea las 24 horas, una apuesta de un grupo de jóvenes comunicadores para expandir el mensaje de la Iglesia mediante las nuevas tecnologías.

Nació el 22 de junio como “una transmisión online y permanente de varios programas radiales producidos por la iglesia en Cuba y otros sitios del mundo en una parrilla que todavía estamos conformando”, explicó a IPS Rubén de la Trinidad, fundador y uno de los directores generales de la Red Católica Juvenil (RCJ).

Nacida en febrero de 2019, la RCJ es una comunidad virtual con presencia en redes sociales como Facebook, Twitter, Instragram, Telegram y Whatsapp; que cuenta con el respaldo de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC).

Se trata de una iniciativa que busca formar e informar a la comunidad católica cubana a través de las redes sociales, crear puentes y conectar a sus integrantes en el país caribeño o el extranjero, así como exhortar a las y los jóvenes al compromiso concreto con la vida cristiana, de acuerdo con las enseñanzas de la Iglesia y su doctrina social.

La emisora resulta una novedad “porque en Cuba, aunque la Iglesia accede eventualmente a los medios masivos de difusión, no cuenta con un canal de televisión o emisora de radio”, recordó de la Trinidad, diácono de la Congregación de la Misión de los Padres Paules.

La Iglesia católica en la isla dispone de un sistema de publicaciones impresas y boletines circunscritos, fundamentalmente, a su feligresía, al tiempo que en algunas de las 11 diócesis del país, grupos de laicos elaboran programas sonoros que se difunden mediante vías alternativas, como las memorias USB.

Por la televisión estatal se han transmitido algunas celebraciones en el Vaticano, al igual que las misas públicas y otras actividades de los tres pontífices que han llegado a esta nación insular caribeña: San Juan Pablo II (1998), Benedicto XVI (2012) y Francisco (2015).

Entidades como el ecuménico Consejo de Iglesias de Cuba posee dos espacios radiales desde hace más de 25 años durante la Semana Santa católica.

No obstante, disponer de un mayor y habitual acceso a los medios de comunicación tradicionales es un reclamo de larga data entre las múltiples denominaciones religiosas de este país oficialmente laico y socialista.

“La RCJ Radio nos ha permitido llegar a las comunidades de una manera distinta. Si bien muchos pudieran pensar que la radio está obsoleta, está más viva que nunca”, valoró a IPS Jorge Luis Nodal, director de la emisora.

cuba iglesia catolica medios de comunicacion

Una empleada vende periódicos a una mujer en un kiosco en el municipio de Playa, en La Habana. Cuba es un país donde los principales medios de comunicación son estatales y no pueden ser privatizados, de acuerdo con la Constitución.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Considerada una red social en sí misma por su interactividad, la radio suele ser el medio de comunicación más utilizado por la Iglesia en América Latina y el Caribe, donde se contabilizan más de 500 emisoras de este tipo, de acuerdo con informes consultados.

Debido al contexto social y político, este fenómeno tiene otras particularidades en este país, donde alrededor del 60 por ciento de sus 11,2 millones de habitantes han sido bautizados en la fe católica, pero solo cerca de un dos por ciento acude a misas, según la COCC.

El artículo 55 de la Constitución de la República, vigente desde 2019, reconoce a las personas la libertad de prensa, “de conformidad con la ley y los fines de la sociedad”.

Añade que los medios de comunicación social fundamentales, en cualquiera de sus manifestaciones y soportes, son de propiedad socialista de todo el pueblo o de las organizaciones políticas, sociales y de masas; y no pueden ser privatizados.

En julio de 2019 fue publicada de manera íntegra la Política de Comunicación Social del Estado y el Gobierno, aprobada un año antes, que reafirma al Partido Comunista de Cuba como rector de la comunicación social y traza la política general para su desarrollo.

Al referirse, entre otros, a ese tema el 16 de este mes, ante el Consejo de Ministros, el presidente Miguel Díaz-Canel consideró necesario actualizar los modos de comunicar para responder a los desafíos mediáticos que enfrenta el país.

“Tenemos que aprovechar todas nuestras potencialidades, no podemos seguir anclados en formas anteriores a la era digital y no podemos burocratizar los procesos ideológicos”, señaló el mandatario en un discurso trasmitido luego a toda la nación, dedicado en amplitud al diseño de la estrategia para impulsar la economía.

El 24 de marzo la jerarquía católica cubana suspendió todas las celebraciones públicas en sus templos y comunidades, hasta tanto la situación epidemiológica permitiera normalizar la vida, tras reportarse ese mes los primeros casos de coronavirus en la isla.

A raíz de ello, las autoridades autorizaron la transmisión radial y televisiva de algunos mensajes, liturgias y celebraciones por la Semana Santa y luego, mientras se mantuviera el confinamiento, a fin de garantizar el aislamiento social y permanencia en las viviendas.

cuba iglesia catolica medios de comunicacion

Feligreses católicos asisten a una misa dominical durante la primera fase de recuperación poscovid-19, en la parroquia de la iglesia de Paula, en el municipio Diez de Octubre, en la capital de Cuba.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

En abril comenzaron a publicarse dichas alocuciones en vivo mediante los grupos de Whatsapp de la RCJ y, “a partir de ahí nos dimos cuenta que teníamos contenido suficiente para transmitir casi 24 horas”, señaló a IPS Karines Rodríguez, coordinadora de redes sociales de la entidad.

En varias diócesis ya se hacían programas “con cierto valor de comunicación radial, y de una forma colaborativa podíamos crear una emisora”, precisó Rodríguez, una comunicadora residente en Santiago de Cuba, a 864 kilómetros al este de La Habana.

La parrilla de RCJ Radio incluye informativos, musicales, variados y especializados, así como los materiales de algunas parroquias y una red de corresponsales en las diócesis, además de los informativos matutinos y vespertinos de Vatican News, entre otros.

Las primeras estadísticas dan cuenta de cientos de oyentes conectados, el mayor número desde Cuba, aunque también desde Estados Unidos, Costa Rica, España, Colombia, República Dominicana, Puerto Rico y México, entre otros países, según la RCJ.

Nodal significó la posibilidad de “tender puentes con otras emisoras católicas latinoamericanas que reproducen nuestros espacios como es el caso de Radio Fe Latina, en Argentina; Radio La Voz del Señor en San Salvador, El Salvador; y Radio Misericordia Juvenil, en Costa Rica”.

Desde 2010, la Iglesia católica y el Estado cubano viven un momento de distensión y diálogo, luego de una etapa de conflictivas relaciones desde la revolución de 1959 y otra de ateísmo de Estado entre 1976 y 1992.

Dicho diálogo derivó en la liberación de presos, devolución de propiedades, e incluso en el papel mediador de la Iglesia para el restablecimiento de relaciones diplomáticos entre Cuba y Estados Unidos, el 17 de diciembre de 2014.

La actualización del modelo económico impulsado por el expresidente Raúl Castro (2008-2018) durante su mandato, incluyó entre otras medidas la venta de celulares y el acceso a internet por parte de la ciudadanía.

Si bien el costo de los teléfonos, las líneas y los paquetes de datos móviles todavía resultan elevados para parte de la población, cada vez más cubanas y cubanos acceden a internet y participan de las redes sociales.

“La Iglesia no puede estar ausente de este universo, un nuevo areópago como el lugar donde predicó San Pablo en Atenas. Estamos conectados y a solo un clic para acceder a cualquier contenido”, argumentó De la Trinidad.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.