La Habana inicia sus 15 días de restricciones por pandemia

Muchas son las personas que consideran necesarias las nuevas medidas para la capital de Cuba ante el rebrote de coronavirus. Aunque no faltan quienes creen que son exageradas.

Las calles de la capital amanecieron más vacías este 1ero de septiembre. De 7 de la noche a 5 de la mañana habrá toque de queda.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 2 sep. Las nuevas medidas restrictivas aplicadas en esta capital para limitar la transmisión de la covid-19 comenzaron este primero de septiembre. De acuerdo al Consejo de Defensa Provincial de la capital, dichas limitaciones están previstas por 15 días para frenar los contagios y mejorar la situación epidemiológica de la urbe.

El paquete de acciones incluye el toque de queda entre las siete de la noche y las cinco de la mañana, que dejó la víspera calles desoladas y silenciosas desde la caída del sol incluso en barrios populosos donde resulta cotidiano sentarse en la acera para tomar el fresco de la tarde.

Ahora se restringe al máximo los movimientos entre la capital y las provincias colindantes de Artemisa y Mayabeque, y se limita la movilidad entre los municipios de la ciudad. Y se reduce el horario de los comercios y el lugar de procedencia de quienes pueden comprar en estos.

Desde que se anunciaron las medidas para La Habana, algunos asuntos se han modificado de acuerdo a las demandas populares. Por ejemplo, se estableció la entrega de unas tarjetas identificativas que permitan comprar en las tiendas a aquellos cuya dirección del carné de identidad no corresponda con la actual.

En un momento inicial, la información ofrecida era que el único documento que permitiría entrar a los comercios sería el carné de identidad. Pero las quejas de la población hicieron que se tuviera en cuenta esta situación, pues La Habana tiene la mayor población flotante del país y son muchas las personas que no tienen sus documentos legalizados.

Mientras que al principio se dijo que estaba regulado el movimiento también para los vehículos particulares dentro de la capital, la Dirección Provincial del Transporte aclaró algunos detalles. Y entre estos explicó que quienes posean sus medios de transporte podrán desplazarse en la urbe, aunque la intención es reducir estos traslados al mínimo posible.

¿Qué opinan las personas?

Las opiniones al respecto han estado divididas. Mientras algunas personas piensan que ya era hora de llegar hasta este punto porque la situación lo requería, otras consideran que se trata de una exageración que limita las libertades personales y hace más compleja la subsistencia en estos días.

Las redes sociales, como siempre, han sido un espacio de debate al respecto. Incluso el primer día de las medidas algunos bromearon con cronómetros y cuentas regresivas sobre las horas que faltaban para que todas las personas estuvieran en sus casas.

El usuario William Alberto consideró “una falta de respeto” exigir a las personas que tengan provisiones en casa para 15 días. “Semejante inversión es imposible de realizar para la mayoría de los habaneros, y para los cubanos en general. Casi todos los días hay que salir a la calle a comprar o intentar resolver algo”, comentó.

Otro de los asuntos que inquieta es la obligación de los menores de edad a permanecer en sus casas. Sobre el tema, las y los usuarios insisten en que la situación de la vivienda en la capital es bastante tensa y resulta imposible mantener dentro de los hogares a todos los niños y niñas cuando las condiciones de los domicilios no lo permiten.

“¿Cuál es el rigor de la movilidad si para las tiendas en divisas es permitido desplazarse? ¿Por qué no añaden estas tiendas a la plataforma online de Tu Envío? Háganlo y verán cómo disminuyen los desplazamientos intermunicipales”, comentó Vivian Montané en el perfil de Facebook del semanario Tribuna de La Habana.

Médicos y estudiantes de medicina mantienen las labores de pesquisaje en los barrios de La Habana con la intención de detectar posibles enfermos de covid-19.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Realidad vs medidas

En la misma página, la usuaria Yanet Punto Rifa criticó la situación de uno de los locales en Playa en los que se entregan las tarjetas para comprar en los comercios.

De acuerdo a sus palabras, en la Escuela Conrado Benítez, ubicada en 44 y 27, era enorme la aglomeración para recoger estos documentos. “¿No era más fácil que en cada CDR (organización barrial) dieran estas tarjetas?”, se cuestionaba.

De otro lado de las opiniones, Clara Inés Lastra expresó en Facebook que consideraba justas las medidas que se estaban aplicando frente a lo injustos que han sido los “indisciplinados e indolentes que han atentado contra todo lo que se hace por la salud del pueblo”.

De acuerdo con ella estuvo Rafael Ruano, al decir que tienen que cerrar La Habana como cierran otras provincias y municipios. “Para que entiendan que la lucha es por todos y para todos”, escribió.

Incluso hubo quien pidió más fuerza en las limitaciones. Es el caso de Mayda Reina. Esta usuaria calificó de buenas las medidas, pero pidió “mano dura para volver a la vida normal” y llamó a incrementar el rigor de las indicaciones.

Igualmente, varios ciudadanos manifestaron en los comentarios del sitio web de noticias Cubadebate que no debería permitirse la venta de bebidas alcohólicas ni el traslado en medios de transporte particulares en ninguno de los horarios.

Multas de hasta 3.000 pesos

Otro asunto que levantó las alertas fue la cuantía establecida para las multas de quienes violen las medidas impuestas en La Habana. Cuotas de hasta 3.000 pesos cubanos (equivalentes a 125 dólares) pueden ser impuestas a los responsables de centros o áreas de trabajo donde no se cumplan las indicaciones sanitarias.

Igualmente, la persona natural que “dificulte en cualquier forma el cumplimiento” de dichas disposiciones recibirá una multa de 2.000 pesos (83 dólares).

La principal preocupación expresada al respecto es el hecho de que no se especifiquen en qué consisten las violaciones y que esto deje a la subjetividad de las autoridades juzgar cada conducta ciudadana.

Le esperan a La Habana 15 días de cuarentena rigurosa. Y las personas siguen preguntándose si dos semanas serán suficientes para contener todos los contagios. Las autoridades ya afirmaron que, si no se lograra en este período, habrá que aumentar las restricciones. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.