Más redes voluntarias contrarrestan la covid-19 en Cuba

Grupos, sobre todo de jóvenes, brindan sus manos para facilitar el aislamiento físico de personas vulnerables y atenuar el impacto psicológico de la pandemia actual.

El proyecto comunitario Akokán, en el municipio habanero de Marianao, es una de las iniciativas con un plan de acción en medio de este contexto, sostenido en una Red de Apoyo Mutuo.

Foto: Tomada del perfil de Facebook de Akokan.

La Habana, 25 abr.- Las redes sociales y medios de comunicación publican el auge de grupos de apoyo a las comunidades vulnerables ante el nuevo coronavirus, sobre todo con vistas a propiciarles el aislamiento físico.

A través de diversas plataformas aparecen fotos, videos y convocatorias para cooperar con quienes están en desventaja por el confinamiento en los hogares.

Si en un inicio las acciones de solidaridad no llegaban más allá de la confección de nasobucos de tela o de colaboraciones puntuales con las personas de la tercera edad, ahora las líneas de apoyo valoran hasta los impactos psicológicos de la pandemia.

El aislamiento y sus condiciones

El proyecto comunitario Akokán, de la barriada Los Pocitos, en el municipio habanero de Marianao, es una de las iniciativas con un plan de acción en medio de este contexto, sostenido en una Red de Apoyo Mutuo.

 

Ayudas directas y más información

El proyecto Akokán conformó un directorio y glosario con contactos principales para ayudas de primer orden entre las que se incluye la psicológica. También explica el significado de muchos términos manejados en los medios de comunicación en cuanto a la covid-19.

Las personas involucradas con BarbarAs Power, Alianza Unidad Racial y Afrodiverso entregaron cincuenta nasobucos en La Cuevita, una comunidad de pocos recursos del municipio San Miguel Padrón, en La Habana.

Y si quieres apoyar a personas en desventaja puedes encontrar información aquí:

https://bit.ly/voluntcovid19

coronavoluntarioscuba@gmail.com

proyectoakokan@gmail.com

 

Aunque hace acciones puntuales desde el inicio de este escenario, desarrolla una fase de preparación y coordinación para que las medidas sean sostenibles en el tiempo y mitiguen los estragos del virus, tanto a nivel personal como social.

La Red de Apoyo Mutuo opera como un nuevo funcionamiento de los talleres, servicios y actividades habituales de Akokán, al tiempo que reorienta los productos comunicativos hacia contenidos específicos sobre el coronavirus, e identifica nuevos medios de sostenibilidad económica para los emprendimientos locales en medio de esta crisis.

Para Michael Sánchez, miembro de Akokán, varias son las necesidades identificadas durante un diagnóstico realizado en la zona.

“Resalta el acceso a la información”, comentó Sánchez a la Redacción IPS Cuba, quien advierte que las explicaciones de los medios de comunicación carecen de atractivo para estos públicos, por lo cual la percepción de riesgo es mínima.

“Ante esta situación”, advirtió, “adaptamos los contenidos a métodos y formas que funcionen en el barrio. Asimismo, divulgamos modelos de aislamiento colectivo para que los líderes de las comunidades los trasladen al resto».

El aislamiento colectivo debe propiciarse, según el promotor, frente a los factores de riesgo existentes como las condiciones de hacinamiento, la recogida de agua en puntos comunes, la insalubridad y condiciones precarias en que viven muchísimas personas en el lugar. Por eso ofrecen métodos informativos para que las familias que no puedan estar en casa mantengan al menos la localidad segura.

Entre las acciones realizadas por Akokán, está la entrega de nasobucos de tela para niños y niñas, y prevén la entrega de otros con pantallas plásticas hechas con envases reciclados a quienes más se exponen.

Este Grupo de Whatsapp fue creado por especialistas del CENESEX (Centro Nacional de Educación Sexual) en alianza con profesionales de la Sociedad Cubana de Psicología.

Foto: Tomada de redes sociales

También la distribución de mascarillas resulta una de las prioridades de la unión entre la marca de moda afrocubana BarbarA´s Power y los proyectos Alianza Unidad Racial y Afrodiverso.

“Lo que más necesitan las personas son nasobucos y alimentos, con lo cual contribuimos dentro de nuestras posibilidades. Las dos costureras aliadas redoblan esfuerzos para no parar la producción. Recaudamos y entregamos arroz, frijoles, azúcar, café…”, reveló Deyni Terry, de BarbarA´s Power.

No obstante, indicó que en los últimos días enfatizan en el apoyo psicológico mediante llamadas telefónicas, y mensajes positivos, sobre todo a las personas que viven sola o quienes están deprimidas.

En aislamiento social, todas las personas no tienen las mismas condiciones.

Foto: Tomada del Facebook del diseñador Raúl Valdés, Raupa

Lazos y alianzas

Algunos de estos emprendimientos deben reacomodar sus rutinas para ayudar a la población vulnerable sin dejar de existir como negocios. Un ejemplo de ello son además la cafetería Juanky´s Pan y el servicio de mensajería Mandao Express.

Para esto proponen diferentes maneras de comercio, con precios solidarios y fórmulas novedosas que requieren del intercambio entre colegas.

Una iniciativa que une al sistema estatal y al privado es Corona Voluntarios Cuba (CVC), un registro para que las juventudes conecten con quienes más requieren de colaboración en sus propias comunidades.

La idea comenzó en el consejo popular El Carmelo, del barrio de Vedado, el primero en condiciones de aislamiento en la capital.

Consiste en apadrinar a una persona de la tercera edad para que esta pueda permanecer en la vivienda cumpliendo con el confinamiento.

Corona Voluntarios Cuba (CVC): una iniciativa que une al sistema estatal y al privado.

Foto: Tomada del Facebook del diseñador Raúl Valdés, Raupa

Varios proyectos de la sociedad civil comprometidos con la población han materializado su cooperación.

Ellos son la Iglesia de la Comunidad Metropolitana en Cuba, en específico su sede en la ciudad de Matanzas; el punto de venta Los Hermanos, de barrio habanero de Aldabó; el cuentapropista matancero Didier Acosta; el emprendimiento Ciclo Ecopapel, en La Habana; y un grupo de estudiantes y profesores de la Universidad de La Habana.

Contribuyen de disimiles maneras: con materiales y visitas a ancianos y ancianas; entregas de productos agrícolas; elaboración de máscaras de protección para personal médico; con donaciones de nasobucos de tela a hogares maternos; o trabajando en un centro de aislamiento para casos sospechosos de covid- 19. (2020)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.