Peña regala literatura a las personas sordas

Café con Señas es la versión cubana de la iniciativa Café con Letras, del escritor argentino Ángel Kandel.

Foto: Jorge Luis Baños, IPS-Cuba

El público aplaude una presentación en el Café con Señas.

La Habana, 24 abr.- El lenguaje del silencio transmite un cuento o poema a las personas con discapacidad auditiva. Y ese es el objetivo de la peña Café con Señas, realizada en el Centro Nacional de Superación y Desarrollo del Sordo (Cendsor), de esta capital.

A la convocatoria de la no gubernamental Asociación Nacional de Sordos de Cuba (Ansoc) y el escritor argentino Ángel Kandel, acudieron profesionales cubanos de la narración oral para una tertulia literaria dedicada a la comunidad sorda y celebrada el pasado 22 de abril.

Café con Señas, que se realiza en Cuba por primera vez en 2014, es una adecuación local de la propuesta original de Kandel, Café con Letras, espacio surgido en mayo de 2002 en Argentina y dedicado a la literatura, intercambio y enriquecimiento espiritual de las personas, que además interactúan con los artistas, escritores e intelectuales.

Los diferentes textos de las narraciones orales, que se complementan con la gesticulación y movimientos del narrador, fueron esta vez llevados al lenguaje de señas por las traductoras, como un puente a la comprensión.

El auditorio mostró estar a gusto cuando aplaudió levantando los brazos y rotando las manos.

Según la narradora Mirta Portilla, para este trabajo es clave la selección de los textos y la observación del público.

“Los rostros del auditorio me dicen si les gusta y les llega. Así pude ver cuánto les llegó el cuento (de esta ocasión) y cómo entendían la picardía que este encierra. Se rieron con las señas que yo hacía, que no tienen nada que ver con su lenguaje (de señas)”, dijo.

En Cuba, donde están integradas a la Ansoc unas 23.000 personas sordas o hipoacúsicas, no existe un espacio cultural habitual y permanente para este tipo de público.

Aunque las y los discapacitados poseen iguales condiciones de participación social que las oyentes, las barreras comunicativas obstaculizan su integración porque son insuficientes los espacios con el servicio de close-caption, según la organización.

En ese contexto, Café con Señas tuvo una buena acogida entre las personas sordas.

Jorge Luis Peña, instructor de lenguaje de señas, reveló sentirse sorprendido y agradecido  por un encuentro de esta naturaleza, que le permite a la comunidad sorda acercarse a la cultura y sostener intercambios con personas de otras naciones.

Para Yusimi Campos, directora nacional de Prevención y Asistencia Social del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, esta actividad demuestra que con pocos recursos pero con voluntad, amor y sensibilidad, se pueden lograr grandes objetivos.

De hecho, el metodólogo Jorge Ponjuán y Portilla aspiran a crear un espacio para la narración en una escuela especial para niños sordos e hipoacúsicos.

La experiencia de Café con Señas en Cuba resultó muy buena, de acuerdo con Ángel Kandel. El también contador público graduado en la Universidad de Buenos Aires Informó que fue invitado a traer su experiencia a la próxima edición del Festival del Cuento, en 2015.

El Cendsor, la sede del espacio, tiene la misión de contribuir a la solución de problemas culturales de las personas sordas a través del perfeccionamiento de sus habilidades lingüísticas, organizativas y de autodirección, así como la preparación y actualización de los recursos humanos que tributan a su comunidad.

También realiza y controla que se lleven a cabo en todo el país investigaciones sobre las diferentes esferas de actuación de estas personas para favorecer su enriquecimiento cultural y calidad de vida. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.