¿Por qué lograr una ley de bienestar animal en Cuba?

Trascendió que la comisión redactora aboga por socializar el proyecto con grupos de protectores, que cada vez crecen más en el país.

Obra de la muestra fotográfica "Tal vez ahora puedan vernos" de Gabriel Guerra Bianchini.

La Habana, 20 dic.- Demandado desde hace años por protectores, un proyecto de ley de bienestar animal que se consulta en el Ministerio de la Agricultura, abre una puerta para la tenencia responsable de mascotas, con deberes y sanciones severas, en correspondencia con la gravedad de las indisciplinas.

De acuerdo con medios nacionales, el documento elaborado por especialistas en sanidad y temas jurídicos fue presentado en julio y tiene como antecedentes el trabajo del Comité Nacional de Bienestar Animal, desde su fundación en 2001, así como otros dos documentos legales, de 2003 y 2008.

¿Protección o bienestar?

María Gloria Vidal, médica veterinaria y especialista de cuarentena y comercio internacional de la Dirección de Sanidad Animal, explicó que el término protección se refiere a reducir, minimizar, evitar daños físicos a los animales que puedan afectar su estado físico y su comportamiento.

Sin embargo, acotó, el bienestar transversaliza al conjunto de ciencias y especialidades veterinarias, como una de las razones por las que se escogió bienestar en lugar de protección.

 

Antecedentes por una ley

La ciudadanía cubana reclama una legislación de este tipo desde hace varias décadas.

El primer anteproyecto se presentó en 1998 por la Asociación Cubana para la Protección de Animales y Plantas (Aniplant), la única asociación protectora con registro legal, pero sin ser aprobado.

En 2017, el proyecto Protección de Animales de la Ciudad (PAC) terminó de recoger 10.000 firmas de ciudadanos para pedir al parlamento que analice una propuesta legislativa de Protección Animal. Un texto fue redactado por un equipo multidisciplinario pero nunca llegó al parlamento.

 

La también presidenta del comité explicó que este término valora el estado físico y mental de los animales, en armonía con su medio, independientemente de la categoría: animales de compañía, domésticos, productivos, acuáticos, de laboratorio, de trabajo, los empleados en la educación y el deporte.

El anuncio sobre la existencia de una propuesta de ley se produce en un contexto de frecuentes denuncias sobre maltrato animal mediante las redes sociales, no solo por las entidades encargadas de recoger los perros callejeros, sino también de personas que han llegado a publicar vídeos de cómo quemaban a un cachorro encerrado en una caja.

Además, grupos de protectores, que se organizan en numerosas ciudades cubanas y hasta han creado refugios propios en un país donde no existen estatales, han realizado marchas y pequeñas protestas para salvar del sacrificio a animales recogidos de las calles.

Según regulaciones de salud pública, en correspondencia con el programa nacional del control y prevención de la rabia, los animales que han lesionado a alguna persona deben permanecer 10 días en observación, mientras los deambulantes son sacrificados a las 48 ó 72 horas de su recogida si no son reclamados.

Ley pensada para Cuba

Con un glosario de términos técnicos, 12 capítulos y 98 artículos, la propuesta está basada en criterios técnicos y científicos y ha tenido en cuenta las condiciones propias del país, el interés por la conservación de la biodiversidad y el respeto a todas las formas de vida, así como el concepto de la cultura general integral.

“No es posible concebir a una población preparada culturalmente si no tiene en cuenta también el cuidado, la protección y el respeto al resto de las especies”, dijo.

El texto contempla tanto el bienestar animal desde el punto de vista del desarrollo agropecuario del país, como el concepto de una sola salud y criterios de grupos protectores, en un contexto de aumento de la tenencia de animales domésticos de compañía y especies productivas en patios y traspatios.

En un país donde las personas ponen a pelear ilegalmente a gallos, perros y hasta aves, el artículo 3 prohíbe “el enfrentamiento inducido por el hombre ente animales de cualquier especie por considerarse incompatible con la dignidad de los mismos”, dijo la médica veterinaria.

Según trascendió, basada en postulados de la Organización Mundial de Sanidad Animal, la propuesta incluye principios básicos como atención y protección, no ser sometidos a malos tratos ni actos crueles; de ser necesaria, la muerte deberá ser no generadora de angustia, los animales deben tener una vida conforme a su longevidad natural y el abandono se califica como un acto cruel y degradante.

Otra foto de «Tal vez ahora puedan vernos», muestra hecha para pedir una Ley de Protección Animal en Cuba.

Foto: Gabriel Guerra Bianchini

Las llamadas cinco libertades para garantizar el bienestar son: no sufrir hambre y sed; no sentir incomodidad; no sufrir dolor, lesión y enfermedad; no experimentar miedo, y poder expresar el comportamiento normal de la especie.

La norma jurídica establece parámetros de cómo debe ser el modo de actuar de las personas, las sanciones y multas, más fuertes que las existentes en el país hoy que podrían llegar hasta la privación de libertad, en dependencia de la gravedad de la falta, así como las entidades facultades para aplicar las medidas.

El texto comprende igualmente capítulos referidos a la transportación, la comercialización y la aplicación de productos veterinarios, estos dos últimos considerados novedosos para el entorno jurídico internacional.

De acuerdo con Sánchez, se analiza la posibilidad de socializar el proyecto con grupos de protectores para escuchar criterios que puedan no estar contenidos en la propuesta para incorporarlos.

Otra pieza de la serie «Tal vez ahora puedan vernos».

Foto: Gabriel Guerra Bianchini

Los perros en la diana

Según la doctora, se trabaja tanto en acciones educativas para la población como en una propuesta de registro de control e identificación de mascotas, que podría ser mediante aretes, tatuajes o chip, ambas dirigidas a la tenencia responsable.

“Sin la educación, sensibilización y concienciación de las personas respecto al tema, se pueden aplicar los conocimientos más modernos y técnicamente más específicos, y no vamos a lograr un buen resultado”, consideró.

A su vez, dijo, junto con el Ministerio de Salud Pública, se revisan los procedimientos de captura, traslado, ubicación en centro de recolección y el sacrificio de animales callejeros, por el peligro que pueden representar para la transmisión de la rabia.

Un grupo de especialistas analiza las vías para realizar la eutanasia en aquellos casos que deban ser sacrificados, de manera que sea una muerte rápida, a la vez que se revisan los requisitos mínimos que desde el punto de vista sanitario y de bioseguridad deben cumplir los centros  de observación adonde se llevan los callejeros. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.