Quisicuaba promueve interés por la lectura en infancia cubana

La institución religiosa desarrolla una amplia actividad social y de apoyo a la salud y la educación en La Habana y más allá.

Uno de los objetivos de los programas sociales de Quisicuaba es la promoción de la lectura.

Foto: Tomada de la página en Facebook del Cabildo Quisicuaba.

La Habana, 17 jul.- La donación de libros a un hogar para menores sin amparo familiar, realizada en el contexto de la Semana de la Cultura de Centro Habana, es coherente con la vocación social de la organización religiosa Proyecto Sociocultural Cabildo Quisicuaba.

Libros de cuentos cubanos, de colorear y de juegos didácticos fueron recopilados por los miembros de la institución, dijo a IPS Cuba Enrique Alemán, presidente del proyecto.

Según explicó, uno de los objetivos de los programas sociales de Quisicuaba es la promoción de la lectura.

“Lo hacemos constantemente, siempre que tengamos la disponibilidad de libros, los cuales recopilamos por distintas vías”, destacó acerca de la acción, insertada en la edición XLIII de la Semana de la Cultura de centro Habana, que se desarrolló entre el 4 y el 10 de julio, en esta ocasión en el espacio virtual, y dedicada a las artes visuales.

Alemán enfatizó: “especialmente en las niñas y los niños tratamos de fortalecer la lectura del texto”, en tiempos  en que las personas se inclinan hacia lo digital.

El proyecto sociocultural participa en un programa que brinda asistencia alimentaria a personas adultas mayores solas y de menores ingresos.

“Transformar el hábito de leer en un interesante pasatiempo en lugar de una obligación, ayudará con creces a mejorar una serie de capacidades cognitivas y a prepararlos para su vida adulta”, consideró, a la vez,  un reporte del proyecto en su página en Facebook.

“La lectura, agrega la nota, tiene un sinfín de beneficios, sobre todo si es un hábito que se cultiva desde edades tempranas (…). Para el desarrollo de los niños y las niñas en su etapa de crecimiento es de vital importancia saber cómo adentrarlos en el hábito de la lectura”.

Para Quisicuaba la importancia de adquirir este hábito desde edades tempranas se basa en sus beneficios a la hora de estudiar, adquirir conocimientos y la posibilidad de que los niños/as experimenten sensaciones y sentimientos con los que disfruten, maduren y aprendan.

“Nuestra institución tiene una obra social que incluye trabajo con los hogares sin ampa familiar en La Habana”, indicó el presidente del proyecto.

Libros y mucho más

La afirmación de Alemán se corrobora, por ejemplo, en la entrega de una vajilla artesanal realizada en meses pasados al Centro Especializado de Servicios Educacionales Amistad Cuba-Argentina, destinada al uso de niñas, niños, adolescentes y a los educadores de esa institución.

En ese tipo de institución se atienden a menores con dificultades, tanto en habilidades como en conocimientos, prestando servicios a todos los niveles de educación y la comunidad donde están enclavados.

Quisicuaba y ese centro especializado desarrollan una relación estrecha y de intercambio en varios frentes de trabajo que contribuyen a mejorar los resultados en la vida del alumnado, lo que se ha visto reflejado en la interrelación con sus familias correspondientes y con la comunidad.

Insumos médicos, material gastable y otros recursos aportados por oenegés internacionales son entregados por Quisicuaba a instituciones de salud cubanas.

Igualmente, el proyecto ha desarrollado encuentros con representantes del llamado Sistema de Atención a la Familias de los municipios Centro Habana y de La Habana Vieja, un programa que brinda asistencia alimentaria  a personas adultas mayores solas y de menores ingresos.

El intercambio estuvo dirigido a promover un plan de trabajo único, dirigido a las buenas prácticas de atención a los vulnerables, discapacitados y a la familia en general.

El presidente de Quisicuaba –proyecto que también cuenta con un comedor social–, destacó que solamente se podrán lograr resultados positivos si se usan los recursos con conciencia y un enorme corazón.

En abril pasado el proyecto entregó juguetes y material escolar en el Hospital Pediátrico Docente William Soler, específicamente para la sala de Oncología y también al Hogar de niños sin amparo familiar de Centro Habana, respectivamente.

Incluso su actuar se extiende más allá de las fronteras de La Habana. En marzo pasado la institución envió una ayuda importante de insumos médicos y material gastable a la Dirección Provincial de Salud de Santiago de Cuba, para beneficiar a la población de ese territorio oriental en tiempos de pandemia.

“En la situación tan difícil que enfrenta el país, Cabildo Quisicuaba aporta su granito de arena sumado a los esfuerzos inmensos de la dirección de nuestra Revolución, para mitigar y confrontar los efectos negativos de la pandemia”, indicó el proyecto en su perfil de Facebook.

Los insumos médicos, material gastable y otros recursos aportados por oenegés internacionales han llegado de manos de esta iniciativa  también al hospital de la Universidad de Ciencias Informáticas, el Centro Nacional de Mínimo Acceso, el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, el Instituto Superior de Arte y el Hospital Hermanos Ameijeiras, entre otros. (2021)

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.