Unicef Cuba lanza convocatoria sobre soluciones en la crianza

La iniciativa busca recoger prácticas para fomentar la crianza respetuosa desde la diversidad de niños, niñas y adolescentes, así como de las familias.

La iniciativa de la campaña Mídete, con el apoyo de la oficina de Unicef en Cuba, compila experiencias diversas en cuanto a la crianza libre de violencias y al trato amoroso desde la educación.

Foto: Tomada del sitio web de Unicef

La Habana, 16 may.- La campaña cubana Mídete contra la violencia en la infancia y la adolescencia convoca a madres, padres y otras personas que asumen el cuidado y la educación de niñas y niños en el ámbito familiar a compartir las soluciones puestas en práctica durante su trabajo de crianza respetuosa.

Este inventario de soluciones, que ya acumula historias disponibles en el sitio web del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) pretende compilar experiencias diversas en cuanto a la crianza libre de violencias y al trato amoroso desde la educación.

Visibilizar buenas prácticas en cuanto a la responsabilidad parental refuerza el concepto de que una crianza saludable es efectiva para promover los aprendizajes, el bienestar psicológico y la autonomía emocional de niños y niñas.

Para la psicóloga Roxanne Castellanos, coordinadora del proyecto Crianza Respetuosa, es sustancial que, a partir de una tesis de respeto, cada familia genere sus propias soluciones.

“Es muy importante que las propias familias trabajen en sus métodos de criar con respeto y con amor, porque nadie como la mamá, el papá, la familia cercana para conocer y hacer lo que sea necesario desde el amor que se les profesa a niños, niñas y adolescentes”, apuntó Castellanos.

Aunque la crianza respetuosa posee bases comunes sobre el respeto a niños, niñas y adolescentes como sujetos relacionales, con los mismos derechos que cualquier persona adulta y, además, un grupo de derechos que le son consustanciales por su condición de seres humanos en desarrollo, puede ajustarse a cada contexto.

Depende de la dinámica familiar, de los recursos de los cuidadores, de las características y situaciones de vida de cada hogar, así como de sus integrantes. Sin embargo, dijo Castellanos, cuando estamos enfocados en que la violencia no puede formar parte de nuestras prácticas cotidianas, cualquier equivocación puede analizarse y ser revertida.

“Nos disculpamos con los niños cuando hemos cometido un error significativo. Y eso le concede un valor impresionante a los propios cuidadores en sus roles, que cala muchísimo. Niños, niñas y adolescentes respetan, consideran y se dejan guiar con mucha mejor facilidad por cuidadores respetuosos que por quienes lo hacen desde posiciones adultocéntricas”, afirmó la psicóloga.

Especialistas resaltan el valor de la crianza respetuosa en las dinámicas familiares porque la mayoría de las personas a cargo de la crianza y la educación de niños, niñas y adolescentes tienen el propósito de hacerlo sin dañar. Contrario a las herencias históricas, este método recoloca a infantes y adolescentes en el centro de la educación.

¿Qué cuentan las familias?

La mayoría de las soluciones aportadas por las familias corresponden al periodo de aislamiento por la covid. No obstante, resultan válidas para el día a día, a partir de considerar que la crianza respetuosa es una práctica constante y no solo para épocas de crisis.

Inalvis Lamigueiro, de 36 años, refirió la forma en que lidia con las “perretas” y la irritabilidad de su hija de tres años. “Me funciona desviarle la atención hacia otro objeto o actividad. Si es por algo que estaba haciendo y no le salió bien, trato de ayudarla para que lo logre. Muchas veces no me deja porque está muy molesta”.

Además, aseguró: “Siempre trato de desviarle el pensamiento a algo agradable. Le hablo bajo y con cariño, aunque ella esté gritando”.

Por su parte, Rodolfo Romero comentó sobre aprendizajes en el manejo del sueño de su bebé de ocho meses, Daniela. El padre recomendó tener paciencia “ante la aparente imposibilidad de conciliar el sueño y ante las ansiedades que el llanto genera.

“Intentemos no alterarnos, tampoco gritarle o regañar al bebé; nada de eso funciona, solo nos queda esperar”.

Denise Ocampo, en tanto, reconoció: “Sé que me equivoqué muchas veces y que, de una u otra manera, también ejercí violencia. Hubiera sido mucho mejor si hubiera contado con las herramientas que tengo hoy. Solo después de decir esto es que puedo hablar de crianza respetuosa”.

Al apuntar el impacto positivo de la crianza dijo la madre: Muchas veces he visto a niños pequeños golpeando a sus juguetes porque se han portado mal; sin embargo, un día sorprendí a mi hija hablándole con mucho cariño a un osito de peluche: Osito, mi corazón, no puedes portarte así”.

Para sumarse a esta creciente comunidad de madres, padres y otros familiares de niñas, niños y adolescentes que se preocupan y ocupan por mejorar sus experiencias de crianza positiva o respetuosa solo hay que enviar un relato propio sobre el tema, en formato de texto o de audio, al correo: havana@unicef.org.

Si lo desea, la persona puede incluir sus datos personales: nombre, apellidos, edad y lugar de residencia. (2023)

Un comentario

  1. Beatriz

    Hola!
    Han sido varios los truquitos que hemos aprendido en el grupo de crianza respetuosa encabezado por la profe Roxanne. Uno que ha sido de los más útiles es el de dar solo dos opciones en esos momentos en que se ponen a no querer cooperar, ya sea a la hora del baño o cuando no quieren comer. Siempre me acuerdo cuando intentamos lo de ir al baño corriendo o saltando, saltando como conejo o como rana, todos los días le cambiamos el animal, el niño se ríe y va feliz para el baño jjjj, también a la hora de ir a la escuela, quieres que te lleve papá o mamá, o con el baño te baña papá o mamá, y de esa manera se distrae de la majadería momentanea. También con los dientes, en un momento, después de una larga temporada siendo bueno con el tema del aseo bucal, le dio por no querer que le laváramos los dientes. Nosotros le damos el cepillo para que él lo haga solo, pero luego repasamos porque no sabe bien, y muerde el cepillo, en esta parte del proceso comenzó a ponerse majadero y la idea que ha resultado ha sido entretenerlo, mirando con asombro a su boquita y decirle mira mira mira, a ver que te veo un frijol, déjame quitártelo que se te quedó, espera, que también veo un granito de arroz, y así se queda tranquilito y uno puede lavarle bien los dientes. Con lo de querer que se quedara quieto en su cuna, porque siempre hemos querido leerle y antes se nos volvía imposible porque quería agarrar los libros, algunos les rompió paginas, se ponía muy inquieto, lo que probamos fue hacerle cuentos inventados exagerando muchos gestos para que nos mirara y se riera o se asombrara o se asustara y luego que lográbamos eso pues ibamos disminuyendo el ritmo del cuento y el tono lo ibamos bajando para qu quedar algo más calmado y entonces comenzábamos a hablar en un tono monótono o lineal para que se sientiera con sueño y finalmente en lugar de preguntar decíamos y colorín colorado este cuento se acabado y ahora vamos a darte un besito para que descances y vamos a apagar la luz y ya hay que dormir, y ahí nos quedábamos cantando hasta que se quedara dormido, eso absolutamente todos los días para poder lograr que pudiera adaptarse a que en lugar de hacer un cuento se lee y no forme todo el arrebato antes de dormir sino que esté más tranquilito.Luego están otros temas como cuando de bebé yo quería que comiera y estuve estresada con eso y la solución fue que lo dejara jugar y yo no estresarme con el reguero de comida que armaba, enseguida que se sintió divertido comió y mi niño ahora con dos años y 4 meses come absolutamente de todo, frutas, vegetales, todo sin azúcar, frijoles, etc. Las situaciones complicadas en la calle han sido un poco más difíciles. A veces ha querido tirarse en el piso a protestar y yo lo cargo y él está arriba de mí gritando, entonces lo llevo a un lugar más tranquilo, apartado de donde comenzó todo y le explico por qué no procede su majadería de ese momento, y espero. Explicar lo que implica determinada acción para que no la haga, todo el tiempo aunque la vuelva a hacer, él va entendiendo poquito a poco, a veces muy a su forma. Yo le digo, mira tú hiciste esto porque querías llamar la atención, porque papá y mamá estaban hablando y no te estaban dando participación. Para llamar la atención la proxima vez tú dices papá, mamá, a ver, cómo hay que decir?, ahí le pregunto jajaj, es todo al final divertido porque entiende parte y otra parte a saber dónde queda, pero bueno poco a poco. Tengo que decir que me ha cosatdo muchísimo llegar a este punto de paciencia, pero que el grupo me ha ayudado mucho, a aprender a coger calma en esos momentos de ellos que desesperan. Entonces es difícil pero se puede, ese punto de ser firmes y dulces a la vez, dejarlos hacer para que se sientan capaces pero estar a la viva de que ellos no nos dirigen, poner los límites pero sin ser déspotas, todo eso es realmente complicado aunque suena fácil, pero por día vamos aprendiendo un poquito más.

Su dirección email no será publicada. Los campos marcados * son obligatorios.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.