Universidad cubana reafirma postura sobre idoneidad política de docentes

El caso del exprofesor René Fidel González García y otros docentes ha suscitado intensos debates en redes sociales y sitios digitales cubanos y extranjeros.

En las últimas semanas han circulado en redes sociales varias cartas abiertas firmadas por ciudadanas y ciudadanos cubanos, preocupados por medidas que califican de discriminatorias y punitivas contra profesores y estudiantes.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

La Habana, 3 oct.- Una declaración del Consejo de Dirección de la Universidad de Oriente (UO), en la oriental ciudad de Santiago de Cuba, fijó su postura sobre el polémico caso del exprofesor René Fidel González García, cuya salida de los predios universitarios suscita numerosas dudas y críticas.

El texto fechado el 1ro de octubre de 2019 y publicado en el sitio digital La Tablilla de la casa de altos estudios responde a los intensos debates en redes sociales y sitios digitales cubanos y extranjeros sobre el caso del exdocente.

Asimismo, se emite tras la circulación en las últimas semanas en redes sociales de varias cartas abiertas firmadas por cientos de ciudadanas y ciudadanos cubanos, preocupados por medidas que califican de discriminatorias y punitivas contra profesores y estudiantes debido a motivos políticos en los últimos años.

A ello se han sumado las voces de prestigiosos académicos quienes han pedido a las autoridades aportar elementos que arrojen luz sobre el proceso de González García, calificado por algunos como “injusto”.

Los argumentos de la UO

Precisa el texto que desde 2012 y hasta 2016, comenzaron a aparecer una serie de publicaciones del entonces profesor en medios de prensa alternativos, “las cuales se fueron radicalizando hasta convertirse en los más polémicos, contradictorios e irrespetuosos textos”.

Añade que en valoraciones al respecto con el Consejo de Dirección de la Facultad de Derecho, González García invocaba el derecho a la libertad de palabra reconocida en el artículo 53 de la Constitución de la República de 1976.

Ello, argumenta, “sin tener en cuenta los límites en el ejercicio de ese derecho, donde, más allá de aportar a la formación de las nuevas generaciones, creaba confusiones a los lectores sobre términos filosóficos y políticos, por el carácter ambiguo y poco esclarecedor de sus textos, sin posteriores explicaciones ni argumentaciones de su parte”.

Precisa la declaración que estos sucesos y la trascendencia de las publicaciones motivaron diversos análisis administrativos por parte de la dirección de la Facultad y la UO y, a partir de algunas resoluciones y reglamentos, el Consejo de Dirección “consideró que González García desmerecía su condición de docente y por tanto, la de pertenecer al claustro de la UO”.

Acordó igualmente “solicitar al ministro de Educación Superior se le revocara la Categoría Docente Principal de Profesor Titular de manera directa, al evidenciarse que incurría en hechos de índole moral o social que dañaban su prestigio como docente y afectaban su condición de educador”.

Según la declaración, a González García le propusieron luego dos plazas técnicas para desempeñarse en la biblioteca del centro universitario, ofertas que no fueron aceptadas por él, tras lo cual retiró personalmente sus expedientes laboral y docente.

Señala que González García no se ha presentado en la institución luego que funcionarios se comunicaran telefónicamente con él en siete ocasiones para informarle sobre su reclamación al Ministerio de Educación Superior y la Fiscalía General de la República.

El texto critica que el exdocente “mantiene una voluntad constante de denigrar y ridiculizar a las autoridades universitarias y del Ministerio de Educación Superior, lo cual nos deja claro ahora más que nunca que no contaba, ni contará, con las condiciones para ser profesor universitario y mucho menos en una Universidad mambisa, humanista y revolucionaria como la de Oriente”

Finalmente, lamenta que “algunas personas se han solidarizado con una versión de los hechos desafortunadamente mal contada y manipulada por René Fidel González García y otros que pretenden cercenar la institucionalidad del Estado y el Gobierno cubanos”.

En tanto, González García ha sostenido que ninguna de las peticiones y quejas presentadas a la Fiscalía General de la República, al Consejo de Estado y a la Presidencia de la República han sido atendidas.

Reacciones en las redes

La respuesta de la UO suscitó rápidamente reacciones en las redes, y no pocos comentarios deploraron que la UO expulsara a un docente por pensar diferente y expresarlo en medios alternativos de la isla.

En redes como Facebook, la usuaria Miriam Velázquez consideró “acertada la decisión, (pues) no se trata de pensar diferente si no de saber cuál era su misión en ese centro, la que está bien explícita en la declaración: formar profesionales competentes y comprometidos con la Cuba que verdaderamente queremos, teniendo como premisa nuestro lema fundacional de “Ciencia y Conciencia”.

Sin embargo, Lis Ferrer preguntó: ¿Desde cuándo los conceptos filosóficos o políticos no pueden ser discutidos e interpretados, como sucede en cada lugar en donde se quiere que un ser pensante ejercite su capacidad de reflexión y de crítica? (…) Eso se llama dogma, es lo que critican tanto a las religiones que no permiten cuestionar sus bases”.

Para José Ángel García, “lo triste del asunto es que no importa como usted piense, el problema es que lo manifieste, aunque sea su honrado punto de vista; para mí, lo peor, es tantísima gente que piensa una cosa y dice otra, por eso, tantas sorpresas nos llevamos cada día”.

Por su parte, Jorge Rodríguez apuntó: “Con cuidada y oportuna gramática reconocen que lo echaron por no compartir el dogma. Así de simple. No porque el texto sea enérgico y afirmativo puede esconder su contenido. Clarito, clarito”.

“Bueno, me doy cuenta de que algunos artículos de René Fidel los leí y creo que incluso publiqué (así que debo estar en llamas, menos mal que no soy catedrático)”, comentó el trovador Silvio Rodríguez.

Creciente polémica

El 29 de agosto último, comenzó a circular en redes sociales una carta al Gobierno de la República de Cuba, con la firma inicial de 14 intelectuales y académicos que residen tanto dentro como fuera de la isla caribeña.

Colocada luego en la plataforma Change.org donde alcanzó más de 3.000 firmas, un grupo de estudiantes y profesores pidieron al gobierno cubano amparar los principios de derecho universal a la educación, al trabajo y la protección contra toda forma de discriminación consagradas en la Constitución, así como rechazar la expulsión de docentes de las universidades por razones políticas.

La misiva fue motivada por la publicación el 14 de agosto, en la prensa cubana, del texto “Ser profesor universitario” de la viceministra primera de Educación Superior, Martha del Carmen Mesa, donde expuso las que, en su opinión, debían ser las cualidades a cumplir por un profesor universitario en Cuba.

Ello motivó innumerables reacciones en redes sociales, así como artículos y reflexiones de juristas, académicos, artistas, periodistas y medios de prensa alternativos sobre el tema de la idoneidad y discriminación por motivos políticos para ejercer la docencia en instituciones de la isla.

Sin embargo, la polémica tomó oxígeno en las redes sociales tras la intervención del ministro de Educación Superior José Ramón Saborido, el 16 de septiembre en el espacio radiotelevisivo Mesa Redonda Informativa, en la cual calificó de “mercenarios” a quienes criticaron a la viceministra y firmaron la carta abierta en la plataforma Change.org.

Para el cantautor Silvio Rodríguez, resulta “muy triste que un ministro nada menos que de Educación le diga mercenario a quien no piensa como él”.

El propio día, una veintena de profesionales del Derecho, la Comunicación y la Docencia, de la UO y de la Universidad Oscar Lucero Moya, en la oriental ciudad de Holguín, se adhirieron a la Carta Abierta “La Cuba que queremos”, con fecha 30 de agosto de 2019.

Firmada originalmente por Álvaro Francisco Pixá e Ismael Tamayo, expresidentes de la Federación de Estudiantes Universitarios de las facultades de Derecho y Filosofía, respectivamente, de la UO, la misiva critica a la entonces rectora Mesa Valenciano de “despojar” de la condición de Profesor Titular a René Fidel a “espaldas de sus estudiantes, de su núcleo del partido, de su sindicato”. (2019)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.