Con la compra de un moderno dique flotante, Cuba volverá al mercado internacional de las reparaciones navales, con capacidad para asumir barcos tipo Panamax, anuncian medios de prensa.