Con un abanico de fuegos artificales, que no pudieron opacar la lluvia, llega La Habana a sus primeros 500 años de fundada.