Cuba aplica la nueva Constitución y refuerza hoy su institucionalidad luego que el parlamento eligiera a los más altos cargos estatales.