Cuba condena la injerencia en los asuntos internos de China y rechaza cualquier intento de lesionar la integridad territorial y la soberanía de esa nación asiática, según afirma una declaración del Ministerio cubano de Relaciones Exteriores.