Cuba es calificada este 2019 como el país más saludable de América Latina y es uno de los pocos del tercer mundo que se ubica entre los primeros puestos, al ocupar el número 30 del ranking de 169 naciones con los mejores indicadores de salud pública.