Cuba pone en vigor desde hoy regulaciones jurídicas para el desarrollo de fuentes renovables y uso eficiente de la energía, con vistas a contribuir a la presencia de esas opciones en la generación de electricidad.