Cuba rechaza la acusación de Estados Unidos sobre una supuesta responsabilidad en las manifestaciones de Latinoamérica y la considera una increíble excusa para justificar y endurecer el bloqueo y la hostilidad contra el pueblo cubano.