Cuba recibe un primer lote de medios automotores de fabricación rusa para fortalecer el transporte público de su capital.