Directivos industriales de la occidental provincia cubana de Matanzas aseguran que el sector se mantiene activo, gracias a medidas adoptadas en la actual coyuntura de limitaciones de combustible y, a su vez, ahorra portadores energéticos.