Estados Unidos incluye a Cuba y a Arabia Saudita en su lista de países que no hacen lo suficiente para combatir el tráfico de personas.