El Cardenal de La Habana, Juan de la Caridad García, oficia su primer acto litúrgico.