El cementerio de los colonos que emigraron desde Estados Unidos para asentarse en la otrora Isla de Pinos, hoy Isla de la Juventud, en el occidente de Cuba, es declarado Monumento Nacional.