El Consejo de Iglesias de Cuba rechaza el anuncio del Gobierno estadounidense de acortar el plazo para la aplicación efectiva del Título III de la llamada ley Helms-Burton, lo cual considera una amenaza de agresión al pueblo cubano.