El diputado Miguel-Díaz-Canel resulta elegido presidente de la República de Cuba por mayoría absoluta en votación libre, directa y secreta, durante la IV Sesión Extraordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP). A su vez, Salvador Valdés es aprobado para el cargo de vicepresidente de la nación caribeña.