«El futuro de la isla no lo decidirá ningún poder extranjero», afirma hoy en conferencia de prensa en La Habana el canciller cubano, Bruno Rodríguez.