El gobierno de Estados Unidos expulsa a dos funcionarios de la misión permanente de Cuba ante la ONU. De acuerdo con el Departamento de Estado norteamericano, los diplomáticos cubanos estaban involucrados en “actividades que atentan contra la seguridad nacional de ese país”.