El Gran Templo Nacional Masónico expresa indignación y repudio por la acción del activista por los derechos de la comunidad LGBTI nombrado Víctor Hugo Robles, quien durante la marcha que protagonizara esa comunidad el 11 de mayo colocó una bandera en forma de bufanda con los colores de su comunidad y pintó los labios de una de las más céntricas estatuas del Apóstol de Cuba, José Martí.