El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, asevera que las labores que se han emprendido para renovar La Habana con motivo de su 500 aniversario no pueden concluir con la celebración de noviembre, el estilo de trabajo tiene que continuar y comenzar el rescate de otros municipios más allá de La Habana Vieja.