El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, reafirma que la Ley Helms Burton es ilícita, inaplicable y sin valor ni efecto jurídico alguno.